Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

miércoles, 17 de noviembre de 2010

AJUSTANDO CUENTAS

Soy mala.
Le he escupido en el cortado a mi pareja por "los asuntos pendientes".
Le he enviado un e_mail a mi ex con un virus informático.
A mi ex-amiga que ahora es muy amiga de mi ex le he pinchado las ruedas de la moto.
Me he cargado las palomas que se cagan en la ropa que tengo tendida en el patio de mi casa.
He llamado a la policía cuando ha aparecido la viejecita que les da de comer.
He envenenado al perro que se mea en la esquina de mi casa. A su dueño también.
He matado al de la luz, al del agua, a los de hacienda.
He matado a mi madre por no quererme como debía y a mi hermano por ser perfecto.
He matado al que me robó del estuche mi boli de la comunión y a mi mejor amiga que salió con el chico que me gustaba.
Me he suicidado varias veces.

Creo que ahora ya me puedo levantar de la cama.


Blanca

12 comentarios:

Bicefalepena dijo...

No me extraña que no pudieras levantarte de la cama: Demasiado peso...
Buen relato y final sorprendente, como debe ser.
Un abrazo

Torcuato dijo...

Hola Blanca.
Antes de leer tu micro, varias cosas:
Pon tu nombre en la etiqueta.
Ponle título, mujer.
¿Recibiste el correo con los días de publicación?


Y ahora, tras leer el micro, sólo decir: Un 10.

Un beso.

carlos de la parra dijo...

Dicen que el alma humana está poblada de lobos malos, que son nuestros defectos,las bajas pasiones, el odio y todo lo malo.
También nos poblan lobos buenos que son nuestras virtudes, el amor, la lealtad, el sacrificio por lo justo y el bien.
Éstos lobos luchan un bando contra el otro en nuestro interior, y los que triunfan, son los que alimentas.

Javier Domingo dijo...

sencillamente genial :) hace reflexionar

Tesa dijo...

Es mejor no cenar copioso.
:)

Artistalight dijo...

Que a gusto se debe de haber quedado, Excelente, :)

Puck dijo...

jeje antes de levantarse hay que dejar todos los malos rollos resueltos y empezar con una sonrisa. Me ha gustado. Saludillos maliciosos

calabacita exiliada dijo...

Excelente.

HÉCTOR RIVERO dijo...

Muy bueno. Menos mal que puedes dormir. Un abrazo.

Hector Ugalde UCH dijo...

¡JAJAJAJA! ¡Muy bueno! :]
¡mUCHos salUCHos de UCH! :]

Carmela dijo...

Tremendista jajaaj. Bueno bueno.

Noelplebeyo dijo...

Hola Blanca...aprovecho este espacio para dos cosas: felicitarte por tus microrelatos y 2º...parece q ese final era una despedida...

si es así ha sido un autentico placer...si vuelves, se buena y dímelo

un beso admirador

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.