Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

miércoles, 20 de octubre de 2010

SU DON QUIJOTE



Don Quijote se ha despertado al amanecer.
Se ha puesto su camisa, sus vaqueros y zapatillas satisfecho de su gran actuacíón rematada en aquella posada con la Dulcinea de turno, que yacía desnuda en la cama, creyéndole caballero que había luchado con molinos y contrincantes por amor hacia ella.
Se vistió en silencio y sin mirar atrás la ha dejado sin despedirse.
Su personaje se ha quedado entre las sabanas.
La meta conseguida y su ego satisfecho pensaba mientras montaba en su C5 alejándose para siempre.


Dulcinea se ha despertado con el sonido de un motor.  
Descubrió que no había existido un  tal Don Quijote, ni que había luchado por su amor como un valiente, Sino que era un cobarde que después de conseguirla con engaños se había ido sin despedirse siquiera.
Su único ropaje lo  tenía en el alma dolorida, mientras su cuerpo desnudo temblaba de frío.
Se levantó, se vistió y se alejó de aquella posada marcada por el desengaño.

16 comentarios:

Blanca dijo...

pero qué bonito fue mientras duró, ¿no?
total, hay tantas cosas que son mentira...si al menos te hacen feliz durante un ratillo...
Yo firmo..
Bsos
B.

carlos de la parra dijo...

Super relato, éste quijotesco contemporáneo, aunque más bien resultó parecerse al Tenorio.

Kum* dijo...

Nadie nos engaña. Nos engañamos. O, al menos, nos dejamos engañar.

Supongo que cuando no nos hacen falta Don Quijotes, es cuando puede que aparezcan de verdad.

En cualquier caso, linda tu forma de contarlo.

Un beso de Sancho.

Tesa dijo...

Don Quijote nunca se habría comportado así, debe de tratarse de alguien larguirucho que se le parece.

HÉCTOR RIVERO dijo...

Era su Don Quijote de todos modos, que muchas fantasías hay en el amor...! Un cordiala abrazo

Anita Dinamita dijo...

Ella pensó que era su Don Quijote y con él se fue a la posada "Los Molinos" junto a la carretera. Durante esa noche lo fue, algo es algo.
Un abrazo Carmela

Carmela dijo...

Blanca, que no es bonito si está basado en mentiras.
¿Para que vivir un momento feliz si después se vuelve pesadilla?
Un biquiño.

Carmela dijo...

Carlos pues sí. Pero no me digas el porqué elegí al Quijote. Quizás por sus herocidades fantasiosas, no sé.
Un biquiño mestre.

Carmela dijo...

Kum, no nos dejamos engañar, no es siempre así. A veces nos engañan de verdad, te lo digo por experiencia.
Gracias por tu comentario y un biquiño grandote Sancho :)

Carmela dijo...

Tesa, este moderno pues si. Es un pelele del otro.
Bicos.

Carmela dijo...

Hector, fantasías si, mentiras nop.
Ains, es que no soporto a la gente que miente, me pone mala.
Bicos fermoso.

Carmela dijo...

Anita, y despertó destrozada... nop.
jajajaja. Te digo lo mismo que a Hector, nada de mentiras.
Biquiño guapa.

carlos de la parra dijo...

Sí lo comprendo ahora Carmela. Lo proyectaste. O sea le atribuíste al galán las virtudes quijotescas.
Muy bien. Suma.

Carmela dijo...

Carlos... muak :)

Bicefalepena dijo...

El otro Quijote se quedó en la cama, mientras Dulcinea se fue quién sabe con quién-dónde.
Un abrazo

Carmela dijo...

Bicefalepena, pos si.
Bicos.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.