Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

jueves, 14 de octubre de 2010

COSAS DE LA EDAD

¡Ay mamá! se me ha roto el abuelo -dijo el niño llorando.
Tranquilo cariño, ya compraremos otro -respondió su madre.
¿Cómo vamos a coprar otro abuelo? -siguió diciendo el pequeño angustiado.
¿Otro abuelo? no hijo, otro marco para la foto -rió ella.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>><<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<
Mamá, ¿por qué ladran los perros? -preguntó el pequeño mientras hacía levantar la patita al animal mediante un gesto.
Para comunicarse entre ellos -respondió.
El niño quedó pensativo unos instantes y afirmó: entonces los perros son más inteligentes que nosotros.
¿Por qué dices eso, hijo mio? -inquirió la madre.
Porque ellos entienden a los humanos y a los perros, y nosotros ni siquiera somos capaces de entender sus ladridos.

17 comentarios:

Nat dijo...

Muy elocuente me parece dificílisimo estas cosas de en unas ocas líneas expresar tanto contenido...

Abedul dijo...

Queria darte las gracias por tu visita y comentario, encantada de co
nocerte, me gusta tu estilo tan directo...estoy haciendo mis primeros "pinitos" jugando con las letras!!!! es apasionante...
Si ya he colgado un escrito en mi blog no lo puedo reenviar a microrelatos?????? tiene que ser inédito????? cuando puedas me lo explicas vale???? un saludo cariñoso
Begoña

Bicefalepena dijo...

Cosas de la edad cuando es poca y cuando es mucha la inocencia...

Los chistes tienen su gracia profunda.

Un abrazo

Maite dijo...

Nat: si te gustan los micros, tienes una cantidad de gente buenísima escribiendo. Es un mundo apasionante.



Abedul: supongo que será Torcuato quien se ha pasado por tu blog, es el administrador de El Microrrelatista. Seguro que te lee y te contesta. Gracias por pasar.


Bicefalepena: lo curioso de estos dos casos es que son hechos reales. Me pareció que merecía la pena traerlos, aunque no fueran unos micros "al uso". Es un pequeño homenaje a la filosofía y sabiduría de los locos bajitos. Un abrazo.

Dr.Krapp dijo...

Me gustan tus píldoras de lucidez. Felicitaciones.

Hector Ugalde UCH dijo...

Los niños son unos extraordinarios filósofos. :]
Aprende uno mucho de ellos.
¡mUCHos salUCHos de UCH! :]

Su dijo...

Sabios los niños, a veces más que los adultos.
Muy buenos,
Abrazos

Maite dijo...

Dr. Krapp: y a mi me gusta que te gusten, y es que, a quien no le gusta la lucidez de un niño? Lo tenía fácil :-D Un abrazo.


Héctor: ojalá no perdiéramos nunca esa visión clarificante de la vida, aunque sazonada con un poquito de experiencia y madurez, claro. Abrazos.



Su: son unos pequeños sabios, desde luego, a mi me han dejado pensando más de una vez, y sobre todo porque sabes que no hay nada detrás, sólo su inocencia. Un beso.

HÉCTOR RIVERO dijo...

Esos "locos bajitos" si que saben ser chistosos. Un abrazo

Maite dijo...

Qué razón tenía Joan Manuel Serrat al denominarlos así, tienen la gracia del saber innato y de la inocencia caduca. Un abrazo, Héctor.

Torcuato dijo...

Los perros no han olvidado su esencia.
Un beso.

Torcuato dijo...

Hola Abedul. Iré leyendo cosas tuyas y te diré algo. Si me mandas un correo a elmicrorrelatista@gmail.com ya tendré tu correo.
Un beso.

carlos de la parra dijo...

El perro es un angel, muy superior a la mayoría de los humanos.
Una bendición que te acompaña.

Maite dijo...

Torcuato: por algo se les denomina como el mejor amigo del hombre, probablemente será por su paciencia ;-)



Carlos: qué te voy a contar a ti, que en tu foto de perfil estás con uno :-D

Claudia Sánchez dijo...

¡Muy bueno Maite! Los niños tienen la mente "incontaminada" y nosotros ya no recordamos esa época. Siempre son fuente de inspiración.
Besos,

Anita Dinamita dijo...

Hay que aprender a ser niños de nuevo!

Maite dijo...

Claudia: los niños son muchas veces una fuente donde beber, y por tanto, de aprendizaje y de inspiración. Un besazo.



Anita: no deberíamos olvidarnos nunca de cómo éramos antes de ser trastocados por opiniones, vivencias, influencias, reglas, discursos, etiquetas y demás. Un fuerte abrazo.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.