Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

jueves, 2 de diciembre de 2010

UNA MIRADA INDISCRETA

Agazapado tras la cortina, observaba todos sus movimientos. Anotaba en un diario cada nuevo dato descubierto sobre aquella diosa inalcanzable que vivía justo al otro lado de la calle. Soñaba con su cuerpo esbelto y sinuoso, mientras se azoraba por ella, por vivir en esa cándida ignorancia.
El domingo, como otro día cualquiera, Tomás se despertó dispuesto a seguirla en el devenir de su rutina. Esperó largo rato, mirando a través de la ventana. Las horas pasaban sin que diera señales de vida. Transcurrieron los días esperando impacientemente su vuelta. Una tarde, igual que otras muchas compartidas en la distancia, ella apareció de la nada. Se quedó allí, de pie, hermosa como era, mirándolo, con un ramo de flores en la mano y lágrimas de dolor en los ojos. La vio agacharse con ese cuerpo que tantos deseos le había despertado, depositando el ramo junto a una placa con la inscripción: Tomás Ortiz Muñoz 1980-2010, mientras sus sensuales labios decían “Tomás, yo también te miraba”

17 comentarios:

carlos de la parra dijo...

Me has matado junto con Tomás Maite, y en el mero día de mi cumpleaños.
Que cuento tan precioso.
Gracias por tu anterior felicitación.

Claudia Sánchez dijo...

Muy bien Maite! Me encantó la historia y muy bien llevada hasta el desenlace. Me gustó mucho!
Besos,

Artistalight dijo...

Que bonito Maite, me rompiste el corazón.

Javier Domingo dijo...

precioso

Patricia dijo...

Qué delicia de historia Maite!
Tus lectores nos sumamos al embeleso de los protagonistas.
Un abrazo lleno de admiración

Juan Vásquez dijo...

Emebeleso, ¡esa es la palabra!, la narrativa que logra embelezar al lector.

Felicidades Maite

CYBRGHOST dijo...

Ternura y romanticismo al 50%. Me encantó.

Maite dijo...

CARLOS DE LA PARRA: por favor!! que no quiero yo hacerte ese daño! ;-) sólo quiero felicitarte en este día tan especial. Feliz cumpleaños.


CLAUDIA SANCHEZ: Qué bueno, Claudia, siempre es un privilegio saber que los micros le gustan a tu ojo crítico :-D Es una gozada. Un beso.


ARTISTALIGHT: vaya, y a mi que lo que me gusta es reparar los corazones :-) Un abrazo


JAVIER DOMINGO: pues muchas gracias por tu conciso, pero genial comentario.


PATRICIA: qué bien suena eso de tus lectores :-D a ver si va a ser que se me está cumpliendo un sueño ;-) Un abrazo lleno de cariño


JUAN VASQUEZ: jajaja, hallaste la palabra!! pues a mi me gustaba aquélla que investaste :-) Un abrazo grande y gracias por navegar por todas las aguas del blog.


CYBRGHOST: entonces me salió un micro equilibrado, qué bien! Abrazos, Cyb.

HÉCTOR RIVERO dijo...

Falto yo: ¡atangana a mi corazón! Un 10 redondo.Este tema me fascina. Hay que arriesgarse en esta vida, pues el amor se nos va...Un abrazote

Maite dijo...

Jajajaja, Héctor, ya te había puesto falta ;-) Buena enseñanza la que has sacado de este micro, hay que ir a por todas, que el tiempo, el amor y la vida, se nos escurre entre los dedos. Un fuerte abrazo.

su dijo...

Encoge el corazón...muy bueno Maite.
Un abrazo.

Puri dijo...

Qué pena.. No dejemos escapar al amor...

Maite dijo...

SU: en el fondo es un canto a atrevernos, a decir ¿por qué no? la vida nos invita tantas veces, y declinamos su invitación otras tantas. Un abrazo.


PURI: ni el amor ni cualquier otra oportunidad que nos ofrezca la vida, hay que arriesgarse, nunca se sabe que sorpresas nos pueden estar esperando :-D

Puck dijo...

Precioso ese seguimiento mutuo
Saludillos

Maite dijo...

Gracias Puck, una pena que no apostaran más fuerte, seguro hubieran ganado la mano. Un abrazo.

Carmela dijo...

Pues yo me he quedado angustiada.
Buen relato porque hace sentir, tanto sea bueno como malo :(
Bicos compungidos.

Maite dijo...

Carmela, pues mira que me da rabia tu angustia, pensemos ne positivo, y una vez aprendida la lección, arriesguémonos con aquello que deseamos :-D

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.