Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Tic (365 días) tac

Era consciente del paso del tiempo sólo por su vecina. Exactamente un año mayor que él, siempre le había servido como referencia de lo que estaba por venir: lloró un año antes del comenzar al colegio, mantuvo el tabaco escondido un año antes de fumar el primer cigarro, el día que la vió salir vestida de blanco supo que estaba cerca la hora de quedarse soltero y mucho más tarde sería en la torpeza de los movimientos de ella donde él percibiría su propia vejez.
Llevaba una semana preocupado porque una ambulancia la llevó al hospital. Hoy, al ver pegada su esquela en la puerta del edificio, empezó a preparar su propia mortaja.

Hugo Cueto.

14 comentarios:

Anita Dinamita dijo...

Muy buena primera entrada Hugo, bienvenido a este lugar de compartir.
¿sabes? yo tenía esa sensación con una amiga que ya tengo más bien lejos, al menos no me avisará para preparar la mortaja.
Abrazos de bienvenida

El Gaucho Santillán dijo...

Excelente. Una idea muy original, y espectacular ejecuciòn.

Muy bueno.

Un abrazo, y feliz fin de año para todos.

Tizona dijo...

Me gusta el estilo y el tema.

Perdonar por usar este cauce, pero ¿Como se puede participar aquí, si es que se puede, para dejar algún microrrelato?
Gracias. Feliz Año

Javier Domingo dijo...

Vaya, me ha asombrado el final. Buen micro
Un saludo,

Puck dijo...

Me ha gustado mucho
saludillos

carlos de la parra dijo...

Buen retrato de ésta situación en pareja a la que denomino pinguinación, debido a la forma en que los pinguinos extreman de igal forma su necesidad monogámica hasta la muerte misma. Igualmente he llegado a conocer personas que no duraron mucho en vida al partir el conyuge.(perdón por la falta de diérisis, se fueron y no encuentro la forma de regresarlas.)

Cartaphilus dijo...

Muy bueno!

Tiovivo dijo...

Me ha gustado mucho... ¿te imaginas saber todo con un año de antelación? sobretodo la muerte...

Bicefalepena dijo...

Vivir la vida a través de otra persona nos lleva a no vivir la nuestra.
Me gustó mucho tu relato.
Un abrazo

Towanda dijo...

Como díce el refrán: "cuando las barbas de tu vecino veas pelar...".
Muy bueno y muy angustioso saber el día de tu muerte.
Un abrazo.

Torcuato dijo...

Hola, Tizona.
Ponte en contacto conmigo. Torcuatofgt@gmail.com

Un abrazo.

Kum* dijo...

Bravo, Hugo. Buenísimas la idea y tu manera de contarla.

Bello e inquietante.

Bienvenido.

Patricia dijo...

Recién vuelvo de unas mini vacaciones, por eso me he demorado en llegar hasta aquí.
Veo que te llamás Hugo.
Me ha encantado lo que has escrito Hugo.

Sibreve dijo...

Perdonad la tardanza, pero es que en estos días, ya se sabe.
Muchas gracias por vuestros comentarios sobre el relato y por vuestra bienvenida.
Y a Torcuato, gracias por el curro.
Saludos.
Hugo.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.