Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

lunes, 26 de septiembre de 2016

Malos hábitos


Malos hábitos

Había decidido dejar de fumar pero, para hacerlo, debía crear la atmósfera necesaria. Una gran nube que le recordase sus malos humos, las lágrimas que había escondido tras el consabido “me ha entrado algo en un ojo”. Los momentos de charla y risas. El cigarrillo de después, el de antes… Cuando consiguió condensar todo aquello en una compacta nube, la ató por un extremo y la colocó, como un gran globo, en las ramas secas del árbol que no había plantado. Ahora sólo le quedaba comerse a sus hijos y borrar el libro que parpadeaba en la pantalla del ordenador.

Autora: Rosa Martínez
Blog: Van al aire

domingo, 25 de septiembre de 2016

Llovizna


 LLovizna

Llovía y las gotas golpeaban con ritmo silente el cristal de la ventana. Aquí siempre llueve, siempre igual. Mientras esperaba a Julia, sentado en la cocina, pensé en que quizás fuera esta lluvia –que dura de octubre a octubre– la que hizo florecer nuestra amargura. La esperaba porque debíamos hablar; necesitaba decirle que no podía más, que lo mejor –para los dos– sería separarnos y que esta vez no habría una nueva oportunidad. Sé que el final llegó mucho antes de que me atreviera a confesárselo, antes de darme cuenta de que aquí las nubes nos acarician los hombros. Durante demasiado tiempo le eché la culpa a la grisura que nos envuelve, al ruido del frío que nos rodea, porque me costaba aceptar que fuésemos ella y yo los únicos responsables de nuestros orgasmos tórpidos, de nuestras calmas con púas, de nuestros silencios desportillados, de nuestras caricias inanes. Pero ya no podía recordar por qué seguía a su lado. Demasiados años sintiendo, siempre, que algo me faltaba. Confesándoselo y notando que ella lo oía como quién oye llover. Había decidido marcharme esa noche. Prefería estar solo a soportar la tristeza que me calaba a su lado, pero temí que la verdad se me atragantara como granizo en la garganta. No quise herirla y le mentí. «Estoy enamorado de otra» le dije.

Autor: Pedro Sánchez Negreira
Blog: Entre nunca y quién sabe

sábado, 24 de septiembre de 2016

Contigo, pan y cebolla


Contigo, pan y cebolla

Estaba enamorado, ¿cómo no reír ante aquel plato de lentejas carbonizadas?
"Con el tiempo aprenderá a cocinar", pensaba yo con esa bendita ingenuidad de recién casado.
Pero han pasado diez años y de aquel amor sólo quedan las cenizas y un inconfundible olor a chamusquina.

Autora: MJ

viernes, 23 de septiembre de 2016

Separaciones que no

  Separaciones que no

Pedrito está contento, porque le encanta el chocolate con picatostes, haga quien lo haga. Adela no lo tiene tan claro, hizo hace poco la comunión y de vez en cuando, aunque le gusten las visitas, se pregunta si debe confesarse. En cuanto a mí, la mayor, soy quien tiene la peor parte; por un lado, he de contestar a las preguntas que me hace madre sobre padre y su nueva vida; por otro, he de lograr que padre inicie esa nueva vida y deje de pensar en su mujer que está, aunque no lo haya admitido todavía, muerta y enterrada. 

Autora: Luisa Hurtado González
Blog: Microrrelatos al por mayor
Ilustración:  Snezhana Soosh

jueves, 22 de septiembre de 2016

La Claraboya


La Claraboya

La habitación estaba en el último piso.Esta tenía un techo bajito y el padre no había tenido mejor idea que colocar una claraboya en él para que el sol las iluminara durante el amanecer, lo que no consideró eran las noches y los monstruos que apoyaban la cara en el vidrio y se pasaban horas observándolas con lujuria.Todas las mañanas la claraboya era limpiada porque el rocío dejaba unos dibujos extraños, en realidad el líquido era el residuo de la actividad onanista de los visitantes, y los dibujos: tan sólo las patitas patinando en sus mismos fluidos.

Autora: Diana (Escarcha) 

Blog: Sombras

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Amor light

  
Amor light

Sin deshojar margaritas. Sin música de fondo. Sin hacer manitas. Conectados por un programa informático, hemos quedado en un chat sin videocámara. Sin faja y sin maquillaje, iré con gafas de pasta y pijama de franela. Una cita sin complicaciones ni mariposas en el estómago, que engordan.

Autora: Mar González (Puck)
Blog: Los jardines de Puck 
Imagen de la Red

martes, 20 de septiembre de 2016

Ni la muerte nos separe


Ni la muerte nos separe

Como sombras disipadas por un nuevo amanecer, las dos almas se escabullen a toda prisa con los primeros rayos de sol. Atrás dejan una noche amándose bajo los matojos, ocultos a los ojos de todos con la complicidad de la luna. Atrás dejan también sus cuerpos apuñalados, aún tibios.

Autor: Miguel Ángel Pegarz
Blog: La guarida del Coyote
Fotografía: Brumas en un campo al amanecer

lunes, 19 de septiembre de 2016

A la hora señalada


A la hora señalada

Hace rato que cantó el gallo y no consigo despertarme. Lo oigo subir por la calle. Cada vez más cerca, el cortejo fúnebre.


Autora: Lola Sanabria.
Blog: Lola Sanabria. En pequeñas dosis
Pintura: "Amanecer en el campo" de Claudia Kunze

domingo, 18 de septiembre de 2016

Cruces

 Cruces

Cruz tras cruz 
mi corazón parece
un cementerio
de locas ilusiones
esperanzas rotas
y ridículos sueños.

Autor: Toro Salvaje.
Blog: Toro Salvaje
Pintura: "El  corazón y el ser" de Cristina Alejos

sábado, 10 de septiembre de 2016

El Microrrelatista resurgirá en breve.

 

Dentro de pocos días se irán publicando en este espacio microrrelatos de distintos escritores, seleccionados de entre tantos que habitan por la blogosfera.

Por distintas circunstancias en mi vida dejé abandonado este blog durante mucho tiempo, pero lo dejé vivir y gracias a la colaboración de los amigos que en el han ido publicando, ha durado hasta el año 2015,

En esta nueva etapa El Microrrelatista dejará de ser un blog colectivo.

Pido disculpas a los escritores y lectores y espero que poco a poco este lugar se convierta en un referente para los amantes del microrrelato.

Estén atentos.

Un saludo

Torcuato González Toval.

Ilustración: Sophie Dutertre



domingo, 22 de noviembre de 2015

¡2,222 microcuentos!

¡Vaya! ¡Pues no me había dado cuenta de que ya llevo publicados más de 2,000 microcuentos!
Antes ya había publicado sobre la felicidad de haber llegado a 1,000 microcuentos. 
Y cuando llegué a 1,500 microcuentos. 
Ahora es una felicidad que comparto con todos ustedes al llegar a 2,222 microcuentos.
¡mUCHas gracias por acompañarme en esta GRAN FELICIDAD! :-] 
http://abrapalabramagica.blogspot.mx/

viernes, 19 de junio de 2015

Muerte lenta





No estabas Tú. No estaba Él. Un visor en blanco, un papel abollado, un cuaderno sin hojas,  y tu brazo alargándose hacia el cesto, tus dedos casi elásticos, sin poder llegar a él. . .
Un cesto de metal repleto de ideas, muchísimos versos, borradores de microrrelatos, cuentos sin final. Un cesto de mimbre con lápices sin punta, lapiceros/as sin repuesto, algún resaltador seco y un teclado Accutype destartalado.

¡Cuánta desolación! Nada que leer, nada que publicar. En su oscuridad de letras, el Micrrorrelatista agoniza. . .

jueves, 23 de abril de 2015

El Hurgador [Arte en la Red]: Bruno Walpoth [Escultura]

El Hurgador [Arte en la Red]: Bruno Walpoth [Escultura]: La serena belleza de las obras de Bruno Walpoth casi hace que no sean percibidas como esculturas hasta que uno las mira con cierta atenci...

sábado, 18 de abril de 2015

Peregrino



Pasaba de paso casi todos los días, por ese lugar distinto, único, donde los aromas embriagaban y los sutiles sonidos adormecían. Nunca se había detenido a contemplar la belleza de las pinturas colgadas al descuido en la pared ni los colores de los tapetes púrpuras y malvas, ni menos los tapices reproduciendo sagradas figuras. Nunca había imaginado la presencia celestial del Maestro que todo justificaba. Ese día se detuvo en el doyo y escuchó su palabra. Entró en el salón y se sentó sobre la alfombra tupida. Aprendió a escuchar y a observar el Mundo. Se enamoró de la vida.

jueves, 16 de abril de 2015

Centrifugado.


A cada vuelta del tambor de la lavadora deshojaba un pétalo de la rosa que Mari Pili rechazó. Raro modo de lavar las sabanas donde ella dormía. Al acabarse la flor, como aún seguía el lavado, de puro estrés se quitó un pelo por vuelta hasta quedarse calvo. Después se arrancó las uñas. Seguidamente los dientes, pero como el bombo giraba todavía, se echó a llorar. Una gota por giro y un chorro cada centrifugado. 


                                       El hombre murió de deshidratación. La lavadora aún funciona.



Moraleja: A mas vueltas de cabeza, más larga es la limpieza.




jueves, 2 de abril de 2015

Pintor de lo invisible.

La pequeña libreta que llevaba en el bolsillo de su pantalón estaba llena de dibujos. Juan pintaba cosas invisibles; la sensación que deja un beso, un perfume, el silencio tras una bofetada y la forma oculta de las ventosidades.
-¡Increíble! - Decía la gente al ver las ilustraciones - Armonía tras beso, olor a lavanda, tsunami post-tortazo y pedo vomitivo. 

Nadie erraba los títulos, haciendo coherente lo invisible. No es que Juanito fuera buen pintor. Ayudaba a sus aciertos, que a escondidas, le echaba LSD al té de las visitas. Tres gotitas justo veinte minutos antes de enseñar su libreta.


domingo, 29 de marzo de 2015

El contacto

Resultado de imagen para noche de invierno y frío


Todas las noches, lo veía pasar apurado desde mi oscura posición en la acera. Casi la misma hora regresaba de su trabajo y marchaba rumbo al hogar unipersonal que ostentaba en el tercer piso del moderno edificio. Dado el avance de mi información sobre el apuesto joven que me atraía desmesuradamente, ya era hora del contacto. Lo decidí de inmediato. Esa noche, noche de invierno, reinventada como tantas otras, en el cauce de una brisa nocturna helada, lo percibí llegar. Estaría a unos cien metros de mi escondrijo cuando el aletear de su bufanda gris me provocó la excitación acostumbrada. El encuentro fue triunfal, casi soñado. Nuestros cuerpos fueron uno, el deseo abrasó la carne, la díada de nuestras almas fluyó sin sorpresa. Propio de mi naturaleza, el largo abrazo y la fuerza de mis besos, terminaron por vencerlo. La vida, fugaz, se escabulló por ese río bermellón que brotaba de su cuello fuerte y robusto.

domingo, 22 de marzo de 2015

El nido

Resultado de imagen para aromito o espinillo

Un joven aromito, fue testigo de la preocupación de ambos, más acentuada en el masculino. Ella lo miraba pudorosa. Él, impaciente, esperaba con ansias que, ese nubarrón oscuro descargara de una vez el elemento que tanto necesitaba. Caminaba de un lado a otro, inquieto, alborotado. De repente, ella lo alcanzó y musitó en su oído: "No te preocupes, la obra continuará, tenemos tiempo". Una luz zigzagueante y casi roja se dibujó en el cielo oscuro y al rato el sonido profundo del trueno puso el punto final. La lluvia se deslizó entre brisas y un canto a dúo se escuchó en la tarde.

Dedicado a los horneros

domingo, 15 de marzo de 2015

Esquina

Resultado de imagen para taza de chocolate caliente


25 de Mayo y San Martín: Esquina estratégica con aires históricos, en cualquier pueblo o ciudad de mi país. Las esquinas son románticas, misteriosas, puntuales. En ellas, se  conjuran amores, irrumpen señuelos, se pactan citas, se lloran olvidos, se desandan caminos. Hoy, estoy en un Bar fueguino de altas vidrieras y mesas oscuras con aroma a chocolate caliente. Su nombre, evoca el cordón montañoso que nos separa y nos une como al cóndor del valle. Y, mientras de fondo suena alguna música, miro tras los vidrios congelados y se me rompe el corazón porque sé que Tú, no llegarás.

domingo, 8 de marzo de 2015

Esa Mujer


Resultado de imagen para bella mujer dibujo

Pasaba por la calle de la tristeza enfundado en el recuerdo de otras horas, caminaba despacio, meditabundo, extraño, perdido en el objetivo que no lograba perfilar. De pronto, vio la belleza en sus ojos; la dulzura arreboló sus mejillas y la simpleza dibujó su sonrisa, exactamente cuando sus miradas se encontraron. Sintió una débil alegría circulando sin prisa por sus venas y arterias en un suave entrar y salir de su palpitante corazón. Se detuvo. La brisa vespertina alzó su bufanda a rayas y tapó su rostro. La vida pasó a su lado y no pudo verla, menos detenerla. Apretó bajo su brazo el bastidor de madera que contenía el óleo con el retrato de una mujer y continuó su marcha implacable. Luego, cayó la noche.

viernes, 6 de marzo de 2015

MINIMICRO DE TERROR.

Alimenté a mi leopardo y ahora no puedo despertar. Todo era mejor cuando tenía vecinos y esperaba que salieran de casa para tirar del cordón que abría su jaula. Ahora que le había dejado en libertad no pensé que regresaría sino que buscaría comer en la aldea más cercana. Debí tomar en cuenta el mal presagio que implicaba el no volver a escuchar los tambores. Malditas moscas, pican horrible.Pero no me preocupan tanto como el sentir que el calor del sol está por traer a los buitres. Curiosamente siempre he sido muy animalero. Humanista, no tanto.

domingo, 1 de marzo de 2015

El escritor



El escritor había dejado caer su cabeza sobre la destartalada mesa de cocina. La noche y su oscuridad lo sorprendieron dormido y babeante. A su lado, un escrito que parecía una carta y junto a él, una botella de ron vacía. Desde el atardecer, no dejaba de beber, del pico nomás, en rebeldía con el mundo y su suerte. Así, se introdujo en la brumosa soledad del sueño, sólo para acallar la pena que le corroía el alma. Esa pena tenía un nombre: Ruth.

domingo, 22 de febrero de 2015

Café Express

Resultado de imagen para taza de café

Esa mañana, como tantas, mientras tomabas el café humeante, te miraba. Yo estaba del otro lado de la barra, secando tazas y pocillos de loza blanca con el logo del bar. De tanto en tanto, alzaba la vista para contemplarte,   para deleitarme en ver cómo sorbías la espuma, cómo te rascabas la cabeza, tal vez por el calor de los radiadores o retirabas la bufanda gris, o la a cuadros rojos y negro del cuello. La calefacción estaba alta.
Un cortado fuerte con una medialuna me desplazó de la contemplación. La puerta vaivén con gruesos herrajes de bronce adheridos a los vidrios fuertes de sus hojas, dejó entrar el frío húmedo de junio. Me estremecí, y no por la  humedad gélida que se acababa de colar en el salón.
Una mujer rubia, delgada y  esbelta, entró, sentándose a tu lado, luego de darte un beso fugaz en la mejilla. Abrió un maletín de cuero marrón, colgó su cartera original, también de cuero, en la silla e inició una conversación  inaudita parte, por largo tiempo, por lo menos eso me pareció a mí, mientras tú le regalabas la más hermosa expresión de credulidad.
Se levantaron sin mediar pedido para ella. Tú la tomaste por la cintura, un poco desdibujada por el grueso sacón que el invierno imponía. Ya en la vereda humedecida, la besaste y a partir del beso que me encogió el corazón y nubló mi vista, volví la mirada al interior de mi lugar habitual. Restregándome las manos, mientras repasaba la máquina de café Express,  dejé encerrada en ella mi fantasía hasta el otro día.

2015


martes, 17 de febrero de 2015

VIENTOS DEL SUR.

En éso pensó de inmediato al estar en la fiesta de su exposición de pintura en un jardín de un palacio en Dubai. Viene un viento del sur. El eufemismo que usaba su abuela para decir que estaba por tirarse un pedo. Le habían explicado antes de su viaje que en ésta civilización que visitaba era de pésimo gusto tirarse uno, y que se consideraba admisible el salir corriendo para alejarse de los demás aunque se tratase de un mero sopladito. Y arrancó en fuga de la prevista flatulencia con tanta suerte que llegó hasta una fuente ruidosa que disfrazó el estruendo de los gases producidos por el vino y los manjares. No lograron escucharlo ni los peces que undulaban sus coloridas anatomías en juguetona natación.
Ya todo ventilado regresó al grupo de dignatarios con quienes conversaba y explicó su ausencia diciendo.
---Tuve que huir pues me atacó una abeja.---
Todos los del grupo aceptaron la explicación con una sonrisa.
Aunque en su fuero interno sabían que por ahí no habían abejas.

domingo, 15 de febrero de 2015

TRANQUILIDAD ES BUENA, PERO NO TANTO.

Ante mí dos formas de tranquilidad absoluta.
Tranquilísimo se veía el hombre de la metralleta, Con la serena actitud que tienen los que observan al limpiador de calzado sacando brillo.
Tranquilísimo el cadáver que yacía frente a él. Poseedor de la suprema quietud del rigor mortis.
Oculto tras el árbol decidí fugarme para evitar la misma suerte. Al no poder irme fué que caí en cuenta de que yo también estaba muerto.