Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

miércoles, 26 de diciembre de 2012

SI AYER FUERA HOY


Ha fallecido en Pau (Francia)
I.P.G.
Profesor de Historia del Arte
“Te esperé hasta ayer”

         Así reza la esquela aparecida en el periódico que Adela lee. Después, al recordar que había tirado la foto al contenedor, se quedó pensativa.
No soporto la tristeza que me produce el vacío de una esperanza, rota por el tiempo y la distancia. Ahora que mi pelo se torna de color gris perla. Ahora que mi andar es lento y pausado. Ahora que me dirijo por un camino forzoso, al júbilo indeseable.

         Ya sólo en el recuerdo me quedan las palabras, las caricias, la ternura, las imágenes. Lo que disfruté se rompió en añicos, como un mal sueño que al despertar se olvida. He vivido construyendo falsas ilusiones, que me han mantenido en la cruda vigilia de esta vida cotidiana y anodina.
Si ayer fuera hoy, no dejaría que te llevaras la foto. Yo me iría contigo.


Autora: Carmen Martínez Marín
Blog: http://aymaricarmen.blogspot.com/ Cabopá

sábado, 22 de diciembre de 2012

HISTORIA DE UN SUERTUDO.

Vivió una larga existencia atravesando hambres, tragedias y fracasos. Pero su suerte comenzó a cambiar cuando tuvo un funeral de lujo.

viernes, 21 de diciembre de 2012

Cantando cuentos

Ayudado por sus musas, el monstruo de dos cabezas se alimentaba de todo tipo de palabras. Las recogía entre los ríos, gritando al viento del norte: verbos en subjuntivo, tildes esdrújulas, sustantivos compuestos con o sin guión eran su sustento.
Pero aquellos años la brisa ajó las cosechas y las musas durmieron hasta tarde al abrigo del tedio.
Fue entonces cuando se perdió en el bosque de las montañas, que bajo la nieve, entre sus rizadas ramas escondía las palabras de más valor y se las regalaba amparado en la noche.
Los días trajeron la luz y entrelazando sonrisas de gentes, encontró las que alimentaban el alma.
Y lo hizo contando historias y cantando sueños.



- Alegría, tu confundes la realidad con la ficción, ese es tu problema.
- No es así Pena, simplemente la adapto y la fabulo para que tenga sentido...

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Semejante al amor

Él le atravesó el corazón como el río Moldava atraviesa Praga. En aquel caudal de fluidas sensaciones se sumergió hasta aparecer, a la mañana siguiente, en los confines de la ciudad. Despertó solo, enredado entre las sábanas gastadas de un vulgar hotel. Nada quedaba ya de la algarabía de la noche, tampoco de su atractivo uniforme ni de su libertina billetera. Su identidad robada seguramente volaba hacia otro puerto, enarbolando ese rostro tan parecido al suyo que tan locamente lo cautivó.

Imagen extraída de Internet.



sábado, 15 de diciembre de 2012

Bicho gafoso de mierda

Bicho gafoso de mierda. Hoy me ha tocado a mí. Porque llevo gafas y se me dan bien las matemáticas. Y porque me gusta leer. Básicamente por eso. Viniendo de Iñaki Protomártir, el insulto siempre precede a la paliza en el recreo. Pero esta mañana va a haber mucha gente en el patio. Eva la Calva, Sotero el Raro, Rubén el Marica, Paula la Guarra, Oliver el Cheposo, Néstor el Fétido, Marcos el Retrasado, Belén la Sincuello… Ni siquiera el Chico Polilla de Sexto C piensa perdérselo. A partir de mañana contaremos con una nueva incorporación: Iñaki el Cíclope.
 

jueves, 13 de diciembre de 2012

Faro

Su ojo ciclópeo se detiene en una sirena varada. Ella, cómplice, le cierra su único párpado con un beso de sal.





Hasta que la muerte nos separe

Érase una vez el final de un para siempre.


Mar González 

miércoles, 12 de diciembre de 2012

TU DESNUDEZ


Viéndote así desnuda no me apetece tanto acabar con tu vida. Pero sabes que el whisky opina lo contrario.....

La carta

Fotografía de Diego Morales

Se había comprometido ante su psicólogo a detallar por escrito sus pensamientos más inconfesables, sus recuerdos vergonzantes, sus mentiras y sus miserias. No debía ocultar ningún detalle por molesto que le resultase. También debería, para finalizar la tarea, dedicarse unas palabras elogiosas y cariñosas, aunque fuesen mentira.
Escribió varios folios con letra menuda y artificiosa, salpicó el papel con unas gotas diminutas de perfume, lo plegó mimosamente y escribió la dirección en un sobre azul con letra clara para que el cartero no lo  extraviara.
Varios días después, el repartidor llamó a la puerta y le entregó profesionalmente la carta que tan impacientemente esperaba. Le temblaban las manos de nerviosismo, se sentó junto al balcón para aprovechar mejor la luz y leyó atentamente varias veces la misiva para no perderse ninguna observación.
(Diego Morales)

domingo, 9 de diciembre de 2012

MANO DE SANTO

Corrían todas las mañanas en la pista de atletismo; lo hacían de dos en dos, con el pie atado a otro compañero. Yo era su instructor y confieso que pasé muy buenos ratos con aquellas carreras al contemplar sus esfuerzos en pos de la meta. Siendo sincero diré que fueron mejores los disfruté en la enfermería. Primero, ayudándoles a quitarse la sotana, después curándoles las rodillas desolladas Y sin embargo, ninguno comparable al placer de restregarles aquel ungüento calmante sobre moretones que la gravilla -que yo mismo extendía cada noche en la pista - sembraba sobre sus ya musculados torsos.

viernes, 7 de diciembre de 2012

Mensaje



Sabrina deambulaba por la sala de espera de grandes dimensiones, con pisos de mayólica del 1900. Al comienzo, su estado emocional no pasaba de una leve irritación.  La nueva secretaria no la conocía, así que dio su apellido de soltera para agregarse a la lista de turnos. Su ritmo cardiaco aumentaba lentamente. Sus manos húmedas buscaban la soledad del bolsillo de su chaqueta, mientras una lágrima, caía. Estaba a punto de estallar en ira y su reacción se anticipaba agresiva. Esa pasión del alma era arrolladora. Cuando se abrió la puerta, se encaminó segura hacia su esposo y lo abofeteó.  

martes, 4 de diciembre de 2012

COLOR: SEPIA



Descorre las cortinas de la casa, lo justo, ni más ni menos. La luz dibuja claros y sombras donde se esconden los recuerdos. Mira despacio las fotografías ajadas por el tiempo. El color de algunas se ha perdido tiñéndolas de una pátina de olvido. Pero no para ella. Para ella el ayer es hoy y las fotografías le traen a la memoria a los que dicen se fueron.
Están aquí, entre el haz de luz.
Sentada tejiendo está su madre, sus manos se deslizan ligeras por la labor mientras tararea sonriente aquel tango de Gardel que tanto le gusta. Su padre, la mira con aquella mirada suya, aquella mirada que solo le dedicaba a ella y le cuenta que tal le fue el día mientras se fuma un cigarro y hace ceros de humo para que ella sonría.
En el dormitorio está él, esperando, joven y hermoso. La toma entre sus brazos y la lleva a donde quiere ir. Con él se detiene el tiempo, los besos la abrasan, el cuerpo le duele de amor.
Sus hijos corretean entre las sombras, las risas infantiles le  dibujan en la cara sonrisas.
La luz cambia y todo desaparece. Corre de nuevo las cortinas dejando en penumbra su casa, como su vida, suspendida en el tiempo.

Rosa M.

lunes, 3 de diciembre de 2012

A escondidas



Me tomas el pelo cada vez que llegas tarde y te excusas en el trabajo, el tráfico, tus hijos o incluso en él. Yo callo por no estropear nuestra cita y porque sé que para ti cada vez se torna más difícil reunirnos en esta habitación de hotel.  

¡Arrepentíos, el final está cerca!

Siento que el final está cerca. Pienso en todo lo que pude haber hecho y no hice. En lo que hubiera podido haber hecho de una mejor manera. Bueno... Tal vez para la próxima vez, por lo pronto a disfrutar de este orgasmo

viernes, 30 de noviembre de 2012

Silencio

¿La respuesta de mi marido? Ninguna.
Durante semanas le pedí que hablásemos, que me dijese qué problema había, que no olvidase que le quería; pero su silencio acabó por crisparme los nervios. Admito que comencé a elevar el tono de voz, a gritarle incluso, mientras impotente veía como él seguía sin abrir la boca.
Hoy al fin despegó los labios, salió de ellos como un gemido y esperé hasta que vi la sangre extendiéndose por su camisa. ¿Cómo podía yo imaginar que un día se me escaparía un disparo? Idiota, si hubiese hablado…, toda la culpa es suya.

domingo, 25 de noviembre de 2012

ESTRATEGA



No sé cómo lo hace, pero mi mujer siempre acaba por convertirme en el cómplice de sus estrategias. Hasta ahora he accedido a cumplir sus instrucciones con tal de que se callase. Los resultados suelen acabar dándole la razón, es cierto, pero si continúo siendo su marioneta por más tiempo, corro el riesgo de perder el respeto de mis hombres. Ha llegado el momento de hacer valer mi autoridad y de demostrar mi propia valía. He visto que sobre el escritorio descansa un pliego con instrucciones. No pienso leerlo. Mañana zarparé de Cádiz hacia el cabo Trafalgar, al encuentro de los ingleses, y esta vez, vive Dios, lo haré a mi manera. 

APETITO

Noche de aniversario en una cabaña del bosque a las faldas del volcán nevado. El aroma de la salsa de tomate le abrió el apetito. Se acercó a la cocina, desdeñando su propósito de evitar la cena por el bien de aquellos muslos que aumentaron dos tallas desde su noviazgo con él. Bromeaban juntos con el parlamento de siempre: "¿Vas a cocinarme en navidad?", "¡Voy a cocinarte para navidad!". La obligó a esperar en el porche a fin de librarse de las cosquillas que lo hacían quemar el pan de ajo. Ella se acomodó trabajosamente en la hamaca. Sus caderas se desbordaban a través de la trama. Desde la oscuridad, unos ojos carnívoros, colmillos y zarpas la acechan, cada vez más cerca.

jueves, 22 de noviembre de 2012

SON CUBANO


Tico estaba pletórico. Esa noche los había vuelto locos con su trompeta y sus melodías, y el entregado público le contagió su locura. Volvió a casa prácticamente corriendo, eufórico. Entró a grandes zancadas, pegó un trago a la botella de ron que esperaba en el recibidor y fue directo a la cocina. Abrió la alacena, sólo había una lata de alubias. Miró alrededor, a las desconchadas paredes llenas de humedades. Tico rio a pulmón abierto.-¿Pues qué te creíste viejo?¿No más que estabas en Miami?-Se dijo en voz alta, sonrisa puesta, mirada triste.

Cybrghost



Este relato tuvo el honor de abrir este programa de radio http://www.canalextremadura.es/alacarta/radio/audios/de-donde-son-los-cantantes


Este relato se publica hoy simultaneamente aquí y en mi blog

Autor: Cybrghost
Bitácora: La Guarida del Coyote


Safe Creative #1102048416900

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Secreto

Es aquello que se guarda y carcome el alma con el tiempo, hasta que el diablo llama a tu puerta y se lo cuentas, aun sabiendo que te puede llevar hacia el abismo. Así ella le confesó su engaño y él, enfurecido de rabia, la acarreó hasta el inmenso bosque donde impunemente ocultó su rastro. 
De la mujer solo encontraron sus ropas que, con el tiempo, fueron enterradas en una tumba como refugio para llorarla. Desde entonces su alma desnuda merodea por el cementerio, roída por el secreto del paradero de su cuerpo.
Yo lo sé porque a las gárgolas los muertos nos lo cuentan todo. Como que ese hombre que viene a menudo por aquí y me mira con recelo, es el asesino. Hoy ha llegado portando su mirada oscura y una maza. Sabe que guardo su secreto.



martes, 20 de noviembre de 2012

DESCIFRADORA.

Se encontró una máquina capaz de descifrar civilizaciones, y lo que le mostró fué a humanidades enteras moviéndose a sus destinos en cámara rápida. Corrían, amaban , peleaban, dormían , despertaban, trabajaban, vivían, morían y seguían sufriendo más por apegarse a un concepto innecesario de acaparamiento, y de exclusión de beneficios; y ahí se quedaron atorados, y continuaban comiendo, defecando, bailando y celebrando, y seguían naciendo más, mientras otros pasaban hambres; y a quienes fungían como líderes de todo ésto, les parecía que todo iba perfecto.
Y al permanecer en ése error avanzaban como fuerza destructiva contra el planeta, y nada se resolvía.
Impresionante.

jueves, 15 de noviembre de 2012

Fuerza innata


Tomó un sorbo de café y tecleó el buscador de empleo. Sorprendentemente hoy aparecían dos nuevas ofertas.
Vacantes en Fuerza de Voluntad:
-Se requiere gran capacidad de aguante.
-Imprescindible perseverancia y paciencia.
-Se valorará haber parido al menos dos hijos.
Especialistas en Fuerza Bruta:
-Capacidad para imponer criterios.
-Indispensable argumentar con un puñetazo en la mesa.
-Abstenerse individuos que posean delicadeza.
Sin pensarlo demasiado pinchó en la primera “enviar curriculum”. La segunda, sin dudarlo, se la reenvió a su ex.

Autora: Pilar Arenas Nieto

miércoles, 14 de noviembre de 2012

ACRÓSTICO








Hubo una vez,
Un país
En donde
Las cosas parecían ir bien.
Gracias a las pompas de jabón
Así que, de tanto lavarse las manos, la pastilla se acabó.





Autora: Carmen Martínez Marín

martes, 13 de noviembre de 2012

El Sueño


Con las fiebres comenzaron aquellos sueños, nada lo afligía más, ni los golpes de sus carceleros, ni el hambre, ni los piojos, ni la muerte segura en aquel cautiverio. Soñaba una y otra vez con una voz ripiosa que lo estremecía y aquella noche, una vez más volvió para repetirle lo de siempre: que saldría libre de ahí para escribir un libro que todos los hombres y mujeres de todos los tiempos y todas partes reconocerían, pero su alma, su vida y todo de él moriría para siempre.

Tal vez por miedo a morir, o tal vez porque sabía que eso no era cierto y que era imposible salir de esa prisión, que nadie pagaría por su rescate y que nunca acabaría de escribir ese libro, desafiando el destino comenzó a escribir al día siguiente:

“En algún lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme….”

Autor: Germán Hernández

lunes, 12 de noviembre de 2012

Principio


El Científico fabrica en su laboratorio la máquina perfecta: inmejorable funcionamiento de los sistemas respiratorio, nervioso, digestivo, circulatorio y reproductor. Justo número de huesos. Cantidad precisa de músculos. Caminar bípedo; excelentes habilidades psicomotrices; capacidad de aprendizaje; instinto de supervivencia; hermoso diseño anatómico. Cuando termina, el eminente Erudito contempla su obra, se rasca la cabeza, pasea a su alrededor y, con disimulo, da la espalda a sus ayudantes. Añade algo, que no estaba en el proyecto original. El Preferido del Maestro se da cuenta, sonríe ladino y comienza a imaginar su propio imperio.

Vacío


Tras cientos de experimentos, el investigador creyó haber logrado por primera vez el vacío. Pero se equivocaba: ese frasco estaba lleno de expectativas.

Autor: Lucas Fulgi
Blog: Be Corta



domingo, 11 de noviembre de 2012

EL ANIMAL DORMIDO


Todos tenemos un lado oscuro en el alma, un animal dormido que cuando menos lo esperamos reaparece. Por eso hay que estar atentos a las pequeñas incoherencias que nos permiten vislumbrar fugazmente ese abismo. Puede que aquel día bebiéramos de más, seguro, todos... pero de pronto, por una mínima discrepancia, montaste en una cólera ciega. Luego todo se apaciguó y volvieron las risas a la mesa. Aquel episodio se me quedó bailando en al alma, casi olvidado, hasta el día en que tu puño impactó en mi cara.

Autora: Marga González

Un conejo

El mago sacó un conejo de la chistera. Éste, animal de movimientos rápidos, saltó entre el público para esconderse en el bolso de una señora. De allí pasó al gorro de lana de un niño, después al maletín de un visitador médico, a la mochila de un publicista y, finalmente, a un saco de esparto lleno de semillas. La bolsa estaba abierta al cielo más azul posible. Del regocijo no se percató de la mano oscura que le cogió de las orejas y le puso sobre el pedazo de madera. Sintió curiosidad al ver los cuchillos. Al parecer el nuevo humano le haría un truco distinto al de la chistera.


miércoles, 7 de noviembre de 2012

ZZZ

ZZZ.. Y en la última palabra el diccionario se queda dormido...

miércoles, 31 de octubre de 2012

BLANCO


Todo está dispuesto. Sobre la cama el vestido de novia, blanco inmaculado, blanco nuclear, blanco impoluto, blanco sin mácula, blanco radiante.
La ramita de azahar perfuma la alcoba. La liga. Algo azul, algo prestado, algo viejo.
Las manos de las amigas vistiendo a la novia. La madre en la puerta llora. El padre nervioso da vueltas por la casa, es el padrino.
Sale la novia del cuarto, hermosa, blanca. El padre la mira orgulloso, una lágrima indiscreta le recorre el rostro. Mira hacia otro lado, disimula.
El coche en la puerta, las flores lo adornan. Vecinos y vecinas esperan impacientes.
 ¡Guapa! ¡Guapa!
A la puerta de la iglesia, el novio espera. Entre impaciente y nervioso. Su madre le atusa las flores de la solapa.
Se colocan los invitados el los bancos floridos. La música resuena, danza entre las columnas.
El novio en el altar la ve entrar del brazo de su padre. Tan blanca, tan bella. Sonríe.
Ella deposita suavemente sus manos en las de él. Se miran.
Le quieres por esposo le preguntan. El blanco se apodera de todo, blanco nuclear, blanco inmaculado, blanco  impoluto, blanco sin mácula.
Rosa M.

ANTI PREMIO DE LAS LETRAS.

Durante una cumbre mundial, el comunicador y autor Ñáñaro del Fénix Dorado ; organizó por su propia cuenta una reunión cultural haciendo llegar una personal invitación a cada uno de los jefes de estado y sus comitivas que les acompañaban; bajo una dedicatoria que aparentemente rendía honores a todos ellos.
Leía más o menos así : Señor mandatario que visita ésta cumbre , reciba la dedicatoria de mi conferencia en el Ateneo Cultural, como honor especial a su presencia, de mi libro titulado "Gallina que pica en mosaico limpio no come grano." , por el cual los intelectuales más comprometidos con la evolución política de los pueblos para mejoría del planeta , me han distinguido con un anti premio, llamado así ya que es desprovisto de criterios de intereses de camarillas y aduladores de líderes del status quo.
Cada uno asistió pensando que aumentaría un diploma o una medalla más a sus paredes.
Al inicio del discurso desde el podio, Ñáñaro fué pasando lista a cada uno de los dignatarios, sacando una ovación del público, exaltando el nombre y título de cada uno.
Y pasó al discurso.
Primero resaltó las virtudes que todo gran estadista debe poseer para llevar sus pueblos hacia construír sociedades más justas y con transformación benéfica a todos los pobladores.
Como cada uno se sentía receptor de alabanzas , aplaudieron con total fervor.
Y cuando los tenía como pajarillos comiendo de su mano, habló de los cambios que podían brindarle al planeta entero, ejerciendo su mejor capacidad de liderazgo.
El desarme mundial, el reciclar los ejércitos de guerra a fuerzas de paz, para detener la tala del amazonas, el narcotráfico y la detención de los narcopolíticos que obviamente lo solapan desde las sombras, el poner controles a los abusos bancarios suprimiendo la usura al poner topes al monto que se puede cargar en réditos, y como al haber contribuído intereses que duplicasen el préstamo original, el acreedor recibiése un reembolso del 25% para nivelarlo, y que se creáse una televisión donde todo mundo tuviése una voz que no sólo representase a los trajeados robots del poderoso. Fin a la esclavitud disfrazada por un infra salario. Utilización de la tecnología del automóvil de aire, que ya existe. Y mucho más.
Luego les dijo a todos que todos sus modelos de gobierno eran despreciables. Que habían creado un mundo peor. Y que ya la gente no les iba a obedecer. Todo iba a cambiar les guste o no.
Y convocó tanta fuerza hacia el bien, que el cambió comenzó.
Todo mundo sabía que su muerte no fué accidental, tal como él les avisó que querrían aparentar.

martes, 30 de octubre de 2012

Repartiendo culpas



— ¡Ay el niño! No aprueba ni copiando, todo el día jugando a las maquinitas, no se le ve el pelo por casa, las contestaciones que da, las pintas que lleva y los amigos con los que se junta. Tienes que hablar con él. Va desbocado.

—Lo que el niño necesita es un buen padre que le escuche y que le entienda.

— ¡Y una madre…!

—Papá, mamá, yo necesitaría…

—¡Tú, te callas!

sábado, 27 de octubre de 2012

El espectáculo tiene que continuar


            Tras siete años trabajando como pareja artística: él como lanzador de cuchillos y ella siempre inmóvil con una sonrisa, empezaron a surgir los problemas y las preguntas: “¿Seré capaz de errar hoy?” “¿Será esta noche mi último día?”
            Hasta ayer la función se desarrolló como todas: tensión y silencio, golpes y gritos, aplausos y fin. Hasta ayer. Hoy simplemente es otro día.

viernes, 26 de octubre de 2012

DEBERES.

----Permítame limpiar su medalla con la servilleta  Su Majestad.  Le ha  salpicado un poco de caviar del canapé.--

-----Rajoy, Rajoy, tú siempre tan diligente.----

jueves, 25 de octubre de 2012

Mujercita



Desde mi ventana podía ver el cúmulo de nubes grises que avanzaban desde el sur. No soplaba ninguna brisa, menos viento. Una tranquilidad pasmosa me ponía nerviosa. La cama era un nido acogedor en medio de una habitación de paredes altas, pintadas de rosa. Él tal vez no vendría, menos pasaría a mi habitación, pero yo siempre le imaginaba en el marco de la puerta. Sumida en mis cavilaciones tempraneras, me sobresalté cuando Rosa abrió bruscamente la puerta de mi habitación para alertarme que el médico acababa de llegar. El Dr. Quesada ya estaba viejito y casi no podía conducir. Su pierna lo mortificaba y tenía que pedirle a su único hijo varón que condujeran el viejo Ford por las rutas arenosas del campo. A solas, el médico me revisó de pies a cabeza, sin encontrar rastros de ninguna enfermedad. Para colmo, en ese momento no tenía síntoma alguno. Luego, llamó a mamá y,  habló largo rato con ella en la salita en la que terminaba el pasillo de distribución de las habitaciones.  Al cabo de unos pocos minutos, eternos para mí, ambos entraron nuevamente en mi cuarto. El Doctor, se despidió amable, me recetó un tónico y aconsejó que me levantara al otro día para seguir con mi vida normal. A mamá le preocupaba que en los últimos tres meses yo no me sintiera bien y tuviésemos que llamar al médico. Prometió llevarme a un especialista de la ciudad, pero sus quehaceres, seguramente frenaban su decisión. Apenas ce cerró la puerta tras el doctor Quesada, salté de la cama y fui hasta la ventana. A través del voile color blanco lo vi: Alto, erguido, parado como un soldado al lado del automóvil, esperando a su padre. Desde que lo conocí en aquella kermese en beneficio de la biblioteca pública, a la que habíamos asistido con mis padres, no podía olvidarlo. Moví mi mano en señal de saludo. Él llevó la suya a su boca y la estiró mucho, hacia lo alto, como para que el beso que me enviaba en el gesto llegara hasta el ventanal. Mi corazón se desbocó y volví a la cama, justo a tiempo para que mi madre me encontrara ovillada en ella.
_ ¿Qué te dijo el Dr. Quesada, mamá?, pregunté ansiosa.
_ No tienes nada, hijita, como siempre, te pasan cosas. . . de la edad. . .
Con un resoplido contenido respondí, resaltando mi preocupación:
_ Mientras no sea nada malo, mamá, a lo que ella me consoló besando mi frente.
_ No te preocupes, Elisita, no es nada grave. . .sólo que te estás haciendo señorita.
Recuerdo que ese día dormí mucho, mientras escuchaba el retumbar de la lluvia sobre el techo de zinc y atrapaba con mi mente aquel beso al aire, lanzado por quien sería mi primer amor.

lunes, 22 de octubre de 2012

AMARGURAS





Llevo luchando con este amargor tan extraño que me corroe, desde que te vi en la estación. Al gritar tu nombre me ignoraste para subir al vagón apresuradamente. Me pareció que tenías miedo y sobre mi colchón de cartones sufrí un aguacero de dolorosos recuerdos, algunos de los cuales continúan tatuados bajo tu ropa. Ahogando mi culpabilidad en tragos de vino, capté el instante fugaz en el que me miraste al pasar, a través de la ventanilla. La calle había blindado mi corazón contra tu odio y tu desprecio, pero la mirada vítrea que se llevó aquel tren era distinta. Tu lástima me está envenenando.

domingo, 21 de octubre de 2012

ORBE

Con un alfiler picoteas la cima del huevo hasta dejarle un boquete de la talla de una uva. Lo vacías y enjuagas. Cuando el cascarón está seco pintas el cielo interior del orbe con un tono de atardecer otoñal. Usando el pincel más delgado rasgas algunas nubes y un sol muriente rojo  Zitarrosa, "¿Cómo se puede amarte sin testigos?". A lo largo de la base viertes medio centímetro de cera. Antes de que ésta seque por completo le encajas las miniaturas de migajón pintado, siguiendo de perfecta memoria el diseño real de la Alameda; a la izquierda los árboles, en el centro el kiosco galería, a la derecha la Avenida Guillermo Prieto, y unos novios en la banca de jardín. Miras por el boquete para contemplar otro cachito del terruño que está listo para el aparador de souvenirs. Lo empacas precavidamente, buscas el bolso, las llaves, algo falla, no traes pintalabios ni tacones. Podrías toparte con él a la vuelta de la esquina, -esta ciudad no es bastante grande para los dos. Te ves en el espejo demacrada y renuncias al exterior. Conservas la pieza para ti. Ya tienes doce.

sábado, 20 de octubre de 2012

SALUD POR TODO EL MUNDO.

Brindó por Jamaica con agua de Jamaica; y siguió recordando sus viajes y se dió un poco de calor con el recuerdo que trajo de Tequila, Jalisco; ni falta hace decirlo se vació por dentro el barrilito de Tequila.
Recordó a su novia de Jerez tomando un Jerez del bueno, y ya encarrerado brindó por Cuba con una Cuba libre; de ahí derivó la lógica reacción mental de sacar Coca Cola y whiskey y prepararse un París de Noche. Decidió finalizar la noche con una Margarita, pero Margarita resultó embarazada.

Conjeturas o charla entre amigas


 
―Por la manera en que se comporta, uno podría pensar lo peor de una mujer, ¿no? ―dijo con voz estentórea la joven a sus dos acompañantes.

            Yo me quedé pensando.

viernes, 19 de octubre de 2012

CONDIMENTO ESPECIAL

“Además el pollo rebozado siempre humea demasiado”. Odio la manía del viejo de dar consejos al estilo oriental. Hasta le quedó estúpidamente rimado. Pero claro, es lo que pasa cuando se mete a Confuncio un vallecano de toda la vida. Aunque lo que de verdad me jode es que tiene razón, es mejor ser más sutil. Así que agacho sumiso la cabeza y asiento. A partir de mañana empezaré a trabajar con venenos. Él será mi cobaya.

Cybrghost

Blog: La Guarida del Coyote

miércoles, 17 de octubre de 2012

Absurda fatalidad

La niña cayó a las vías cuando el tren pasaba; la locomotora cesó su marcha a trompicones, golpeándose una y otra vez contra ella. Su hermano lloraba desconsolado al verla tirada allí, destrozando su juguete favorito. Enfadado, el niño decidió vengarse lanzando el juguete nuevo de su hermana por el balcón. Encaramados a la barandilla los pequeños forcejeaban entre manotazos y tirones cuando, al fin, una mano cedió. ¡No!, se oyó gritar mientras caía al vacío, impactando de lleno sobre una vecina, la frágil muñeca de porcelana. 


martes, 16 de octubre de 2012

Vegetal


Llueve.
Una lluvia amable, discreta, demasiado educada como para salpicar, cae sobre la escalera y el patio interiores del edificio en que vivo.
La sensación al mirar por la ventana es la de estar atrapada dentro de un fresco recién pintado.
Olor a tierra húmeda.
Debe traerlo el viento de alguna parte.
Aquí no hay tierra.
El blanco de las paredes es más blanco.
Las hojas de las plantas más verdes.
Los colores, en general, más vivos, contrastan con la ligera tristeza de una tarde que resbala hacia el anochecer.
Y el suelo, poroso, no se limita a recibir las gotas de lluvia en su superficie sino que las absorbe, se las bebe.
Un cielo gris claro sigue llorando ante mi ventana.
Un cielo cuyo rostro, de tenerlo, sería impasible. Como impasible recibe los goterones que comban sus hojas, durante un segundo, la pequeña planta que medra en la esquina de una columna del almacén de abajo.
Lleva años aguantando el equilibrio sobre un cable de color negro que rodea la columna. Su tamaño y el número de sus hojas no aumentan ni disminuyen. Se limita a permanecer en ese rincón inhóspito, dando su nota de verde mientras lucha con un alambre retorcido y una sierra de mano que le disputan el derecho, simple, casi sagrado de estar. De ser.
¿Un pequeño ejemplo de humildad inconsciente?
¿El verde ejemplo de la esperanza?
En todo caso, fuente de inspiración para mis escasas y pobres letras.

sábado, 13 de octubre de 2012

SUPERACIÓN.

Inició su camino ascendente superando el dolor, siguió adelante y superó la culpa, avanzó superando la maldad, luego superó a la flojera y llegó al punto en que superó superar.

jueves, 11 de octubre de 2012

LA CARICIA


Por el Paseo de los Álamos siguen andando con el rumbo acostumbrado. De vez en cuando se cogen de la mano. Se paran y miran escaparates. Él le habla; ella lo mira atenta, cálida. Los álamos viejos recogen sus miradas, saludando desde los recuerdos olvidados, perdidos en los días de sus ramas.
Allí quedaron los vocablos; las palabras, quedas, en lo alto. Ella recogía  hojas en primavera. Ahora las hojas están secas. Han perdido el brillo, como su mirada. Ya no son los días irisados por las palabras dichas. Han quedado abandonadas en los cuadernos escritos. Él le cuenta, como un buen narrador de cuentos, todo lo que acontece alrededor de la vida, con afecto y comprensión.
Nada, nunca hizo prever que Juan se convertiría en el acompañante fiel. Siempre había sido Marta la que escribía los relatos más líricos en el  paseo. Hoy, sin memoria y con los recuerdos olvidados, a su lado, camina como testigo.     
En el cuaderno de la memoria lo lleva todo escrito. Ahora no se acuerda: ¿Qué es lo que anotó? Sólo sabe que antes de salir a la calle alguien le ha acariciado en la mejilla diciéndole: “Marta, qué guapa estás”.


Autora: Carmen Martínez Marín
Blog: http://aymaricarmen.blogspot.com/ Cabopá

1979

Tanto insistía en ver fotos de cuando era pequeña que su novia tuvo que terminar enseñándoselas. Al verlas no pudo reprimir las lágrimas. Realmente era una ricura. Un muchachito verdaderamente encantador.
 

sábado, 6 de octubre de 2012

Sueños congelados

No recuerdo cuando fue la primera vez que te besé

ni cuantos los te quiero que nunca llegaron más allá de mi garganta

si recuerdo tu vestido rojo cubriendo la lampara de mi mesilla de noche

y los pliegues de tu piel atrapando mis besos

también los pensamientos jugando en mi cabeza

y aquel que se rebeló y resbaló fuera

"si pudiera congelaría los sueños para implantárnoslos cuando las cosas nos vayan mal"

tu sonrisa fue el preludio del tornado

los sueños no se pueden besar... ni comer

y además no tengo tanta paciencia

después pusiste esa mirada de derretir enfados

y yo me perdí en la geografía de tu cuerpo.

Autor: Vanten

Fotosensible


Desde que me clavó la mirada lo veo hasta en los sueños.
El oftalmólogo confirmó que, en efecto, su rostro es un holograma en mis pupilas y quiere llevar mi caso a un congreso.
Tiene razón. No puedo concentrarme. Se cuela en las planillas de cálculo, en los titulares del diario, en la taza de café...
Y eso no es nada. Ayer ha hecho toda clase de gestos mientras me probaba ropa frente al espejo antes de salir. Sólo consiguió sonreír cuando me puse el vestido estampado que llevaba ese domingo en el parque cuando nos cruzamos.
Sin embargo hoy sus facciones filtran una desilusión infinita. Presiente su fin. Me ha echado el ojo el nuevo inquilino del 3º F.


                                                                                         ficcionario breve

viernes, 5 de octubre de 2012

Al traste


Fotografía de Diego Morales
Me arrancaste lentamente todas las cuerdas que me ligaban a la vida. Suprimiste mi alegría, destrozaste mis esperanzas, segaste mi amor, pulverizaste mis recuerdos,  podaste mis ilusiones y desgarraste mi paz. Además, me quebraste el alma y magullaste mi cuerpo.
¿Quién querrá recorrer unas curvas mudas? ¿Quién podrá oir mis voces apagadas? Ni siquiera el viento, que todo lo recorre, puede hacerme vibrar.
Quedaré olvidada en un rincón como el arpa de Bécquer pero el piano de cola que te dejé caer encima te borró de todas las memorias.

jueves, 4 de octubre de 2012

MANO DE SANTO

MANO DE SANTO Corrían todas las mañanas en la pista de atletismo; lo hacían de dos en dos, con el pie atado a otro compañero. Yo era su instructor y confieso que pasé muy buenos ratos con aquellas carreras al contemplar sus esfuerzos en pos de la meta. Siendo sincero diré que fueron mejores los disfruté en la enfermería. Primero, ayudándoles a quitarse la sotana, después curándoles las rodillas desolladas Y sin embargo, ninguno comparable al placer de restregarles aquel ungüento calmante sobre moretones que la gravilla -que yo mismo extendía cada noche en la pista - sembraba sobre sus ya musculados torsos.

viernes, 28 de septiembre de 2012

Se zambulló en el río de gente


Nada es tan triste como decepcionarse de un recuerdo, pensaba Tomás, mientras un calor vidrioso le astillaba los nervios. Delante suyo ese recuerdo materializado luchaba con los estambres de su memoria y trataba de entender por qué la realidad ya no se parecía más al recuerdo de ella que habitaba en los vapores de su evocación. Pero no era la realidad la que había cambiado sino el recuerdo, ahora trocado en espejismo.
¿Sería la luz teñida de ráfagas coloridas la que lo engañaba? Pestañeó con la esperanza de reconstruir con ese acto la imagen joven que lo acompañó por años, pero tuvo que aceptar la inutilidad del ardid. Claudia, atinó a balbucear mientras aquellos labios que lo conocieron de pies a cabeza le dibujaban un beso suave, de una humedad casi impalpable, en la mejilla. Ella dio unos pasos atrás sin llegar a notar la decepción en su rostro, ¡te ves igualito! Quizás mintió, pero sonrió  sin dejar de cogerle las manos, apretándolas, estrujándolas con sus dedos finos ausentes de anillos y adornos. Buscó sus ojos detrás de los lentes, volvió a sonreír, ¡te has vuelto un cegatón!, cantó su voz, esa sí idéntica a la que él conocía. En su cabeza, las ideas revoloteaban formando un remolino lleno de ecos que le impedían hilvanar una conversación coherente, ¿cómo has estado, Claudia? Fue la heroica frase que escapó de su boca seca y pegajosa. El brillo de los dientes perfectos de Claudia se perdió cuando sus labios se cerraron, ¿qué te pasa?, el fantasma de la huida pasó entre los dos. La amargura del súbito recuerdo la aguijoneó, le provocó un respingo imperceptible. Él, sin mediar palabra, dio media vuelta y se zambulló en el río de gente, como la primera vez.


Autor: Cesar Klauer.

lunes, 24 de septiembre de 2012

¡¡¡EH!!! SABINA...


¿Quién me ha robado el mes de Abril? le  pregunta Juana la Loca con su cabeza llena de ruido. Mientras engulle pastillas para no soñar, murmura, así estoy yo sin ti, como en las rebajas de enero, masticando delirium tremens envuelta en la negra noche, que a mis cuarenta y diez, yo me bajo en Atocha a ver como te planta una barbi superestar  los besos de Judas en la boca.
Reparte  por la calle melancolía sus besos con  sal, camino del bulevar de los sueños rotos donde deposita siete crisantemos rojos para acallar más de cien mentiras que le hicieron poner un cartel en su corazón que dice: cerrado por derribo.
Viaja deprisa, pisa el acelerador como un explorador sin detenerse a contemplar las aves de paso. Donde habita el olvido, el capitán de su calle la espera, entonando entre dientes, una canción para la Magdalena.

Rosa M.

Blog: Van al Aire

sábado, 22 de septiembre de 2012

Tres hijos




Si los hubiese visto antes, tal vez no estarían  en el estado en  que los descubrí. Una madre sola, poco puede hacer. El señor padre, un ejemplar de alta sociedad, bien distinguido, sin penurias de ningún tipo, recorriendo las calles de Lagoa, orondo, con su traje impecable de color canela. La madre, delgada, de grandes ojos verdes, sencillamente ataviada, hacía lo que podía por criar a sus pequeños hijos, dos de ojos celestes por herencia paterna. Los miré con amor y creo que lo advirtieron. No entendieron mi lengua. Ellos eran brasileños. Pedí permiso a su madre y les tomé una foto. Nada más.

jueves, 20 de septiembre de 2012

San Martín


            Deshacerse de un cadáver no es fácil, se dijo. Quizás por eso él prefirió las palizas y las amenazas.
            Ahora que su marido yacía inerte en mitad de la cocina comprendía el problema al que se enfrentaba.
            Estuvo a punto de dejarse aplastar por los gritos de años que aún retumbaban en su mente, cuando vio la sangre que empezaba a fluir por uno de sus oídos. Tenía que actuar rápido.
            Recordó entonces a Maruja, su vecina del quinto interior, ella había participado en alguna que otra matanza, ella sabría como descuartizar a un cerdo.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

lunes, 17 de septiembre de 2012

LAMENTABLE PÉRDIDA

Entró a la capilla funeraria directo hacia el ataúd, sin protocolos ni discreción. El sonido presuroso de sus tacones contrastó con los sollozos amainados. Usaba deliberadamente el vestido rojo entallado y corto, con una torera de encaje negro sobre los hombros desnudos. Sintió las miradas de los deudos, fiada en que nadie la reconocía, a excepción de ella... por alguna foto quizás. Tomó un respiro profundo ante los cuatro escalones, oprimiendo una rosa blanca entre sus senos. Cerró los ojos. "Tú mueres y yo descanso en paz, querido". Subió elegantemente y se inclinó para mirarlo por última vez. ¡No era él! ¿Su hermano, o alguno de sus primos? Giró conmocionada buscando entre los rostros juiciosos. Entonces lo reconoció de pie a la izquierda, abrazando a una muchacha de  muleta y collarín. Él la miraba con un gesto ofuscado. ¡Qué atractivo le parecía cuando estaba molesto! 

domingo, 16 de septiembre de 2012

CURANDERO.

El viejo chamán lo revisó de pies a cabeza y le dijo con su voz cavernosa y musical:
----No joven, usted está más sano que un elefante semental, usted no padece ninguna enfermedad.
Mire le pongo como ejemplo en mi propia familia; mi abuelito murió del hígado de tantos corajes que le hacía pasar la abuela, mi padre del corazón y mi primo hermano de un orgasmo mañanero en vacaciones.
Y aquí me tiene a mí, más viejo que las iguanas y como si nada.---

Y no dijo más pues le entró un ataque de risa ahí mismo que lo dejó bien muerto para siempre.

El joven paciente decidió ir a la farmacia a comprar sus medicinas y seguir disfrutando de su hipocondria, mientras aún tenía salud para hacerlo.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.