Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

jueves, 13 de diciembre de 2012

Faro

Su ojo ciclópeo se detiene en una sirena varada. Ella, cómplice, le cierra su único párpado con un beso de sal.





23 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Que tiernitos los dos...

Besos.

Yashira dijo...

Bonita y tierna escena nos regalas hoy Sandra. Gracias.

Un beso.

Cybrghost dijo...

Pura poesía.

balamgo dijo...

Qué bonito¡
Saludos.

enletrasarte (omar) dijo...

buena trama,
saludos

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Cuánto se puede contar en tan poco, y que bien contado está, Sandra.

Una prosa mínima que vive en el límite de la poesía.

Mis aplausos.

Laura dijo...

Preciosas imágenes para una historia tan sumamente cortita. Es muy bella.

Besos Sandra.

Arturo dijo...

Sandra:
Cuando te lo proponés sos cosa seria.
Es un bellísimo cortito, directo al corazón. Tiene magia.
Un gran abrazo.

Carlos de la Parra dijo...

Un precioso ejemplo del porno de mariscos involuntario.(?)

Sandra Montelpare dijo...

Ooh!Gracias a todos por sus lecturas!!

Nada mejor que un tierno para otro tierno, Toro.

Sí, es una escena, una imagen, un instante. Así salió, Yashira.

Mepa que sí, Cybr. Y por esa razón no sé si llega a microrrelato según los cánones.

Gracias, balamgo y omar. Me alegra que les haya gustado.

Está ahí en el límite. Por eso después Sergi Blau le dio un par de vueltas más,daba para eso.

Gracias, Laura. Le tengo un gustito especial a este micro.

Al corazón, sí... Así lo pensé. Lo captaste, Arturo.

jaajaja Carlos! Las derivadas de la lectura. No se me había ocurrido por ahí pero ahora que lo decís... jajajaa

Gracias a todos nuevamente por pasar a leer y dejar sus comentarios.
Abrazos y besos a mansalva!

Cabopá dijo...

¡Me encantan los besos de sal!...Y los Faros, el tuyo me ha sorprendido.

Corto, conciso y contundente...

Besicos

Sandra Montelpare dijo...

Cabopá: sí! en tu bitácora hay uno que custodia atento la cabecera, no? Y los besos de sal son tremendamente buenos... ay que me dan ganas de irme al mar y estoy en plena jungla de cemento!
¡Gracias por tu lectura!
Besitos van

MA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MA dijo...

Sencillo y suave.

Etienne dijo...

Complicidades a las que no hay forma de acceder si son tan íntimas...
Lindo!
Besos!!!

Sandra Montelpare dijo...

Gracias, MA, por pasar a leer y así salió, sencillito y suave, con esa intención.

Etienne, son hermosas las complicidades de los faros con las sirenas y no se puede contar más, por eso salió tan cortito.

Saludos van!

Rosa dijo...

Es precioso!!!
Besos desde el aire

Beto Monte Ros dijo...

¡Muy bueno! Mucha poesia en este relato.

Sandra Montelpare dijo...

Gracias, Rosa y Beto por pasar a leer este humilde cortito que tiene más de poesía que de micro.
Saludos van!

Luna Roi dijo...

El amor no tiene barreras... ¿No ha pensado nadie si las sirenas no oleran un poco a pescado? Sin embargo, parecen tan sensuales... Cantos de sirena y luego, ¡que sorpresa!

Lu.

Sandra Montelpare dijo...

Es cierto, Luna! Siempre parecen tan inspiradoras y son medio pescado. Flor de chasco, no? Pobre faro, mejor que cierre los ojos y si tuviera, la nariz.
Gracias por tu lectura, Luna
Saludos van

María Luisa Terrero dijo...

Al leerlo casi puede escucharse el rumor del mar, me encantó :)

Sandra Montelpare dijo...

Muchas gracias por tu lectura, María Luisa. No hace falta una caracola en la oreja, no? ¡Beso grande!

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.