Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

viernes, 5 de octubre de 2012

Al traste


Fotografía de Diego Morales
Me arrancaste lentamente todas las cuerdas que me ligaban a la vida. Suprimiste mi alegría, destrozaste mis esperanzas, segaste mi amor, pulverizaste mis recuerdos,  podaste mis ilusiones y desgarraste mi paz. Además, me quebraste el alma y magullaste mi cuerpo.
¿Quién querrá recorrer unas curvas mudas? ¿Quién podrá oir mis voces apagadas? Ni siquiera el viento, que todo lo recorre, puede hacerme vibrar.
Quedaré olvidada en un rincón como el arpa de Bécquer pero el piano de cola que te dejé caer encima te borró de todas las memorias.

16 comentarios:

El Eskimal dijo...

Una letra de canción leo acá. Buena conjugación de instrumentos y sonidos, algo que impregna y elimina de la memoria.

carlos de la parra dijo...

¿De qué se queja después de propinar éste pianazo?

Dyhego dijo...

Eskimal:
El empeño que ponen algunos en destruir es horrendo.
Salu2.

Dyhego dijo...

Carlos:
Una pequeña gran venganza.
Salu2.

Juanito dijo...

¡Qué buen final!
Saludos.

Dyhego dijo...

Juanito:
¡Se lo merecía!
Salu2.

Cabopá dijo...

...Y todo se fue al traste, sí,señor

Trepidante texto, amigo Diego, encantada de verte por aquí, compartiremos espacio...

Besicos

Dyhego dijo...

Cabopá:
Gracias y otro saludico.

L.N.J. dijo...

Diego, a mí me ha dado la risa. Esa exposición propia de ti y ese toque humorístico con el que te caracterizo, pues ya ves, que me río.
Por cierto, ¿qué has echo con la guitarra?.

PD: cuida tu flauta.

Besos

Dyhego dijo...

Lourdes:
Me doy por bien pagado si te he arrancado una sonrisa. Es bueno reirse.
Los hijos se pelearon y uno cayó sobre la gitarra dejándola en ese estado. Un amigo nuestro intentará pegar el mástil.
La flauta la tengo abandonada porque las notas agudas no me salen y me veo muy torpón.

Salu2 guitarrísticos.

Alma de Adra dijo...

Pues muy bien hecho, se lo había buscado debió de rematarlo a chelazos después, el chelo también es un arma de destrucción masiva

;)

Un besico, Dyhego

Dyhego dijo...

Adra:
Es que arrancar la ganas de vivir es peor que arrancar la vida.
Se lo merecía.
Salu2 musicales.

Andrea Vinci dijo...

si le había quebrado el alma y magullado el cuerpo, se lo merecía.

Si yo tuviera fuerza, hubiera levantado más de un piano...

Dyhego dijo...

Con una polea es suficiente, jejeje.
Salu2, Andrea.

LA ZARZAMORA dijo...

No des ideas... no des ideas...

Sonrío.

Un buen micro, Diego.

Dyhego dijo...

Zarzamora:
Quien con música mata con música muere... Él se lo buscó...
Salu2 sin dar ideas.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.