Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

martes, 20 de noviembre de 2012

DESCIFRADORA.

Se encontró una máquina capaz de descifrar civilizaciones, y lo que le mostró fué a humanidades enteras moviéndose a sus destinos en cámara rápida. Corrían, amaban , peleaban, dormían , despertaban, trabajaban, vivían, morían y seguían sufriendo más por apegarse a un concepto innecesario de acaparamiento, y de exclusión de beneficios; y ahí se quedaron atorados, y continuaban comiendo, defecando, bailando y celebrando, y seguían naciendo más, mientras otros pasaban hambres; y a quienes fungían como líderes de todo ésto, les parecía que todo iba perfecto.
Y al permanecer en ése error avanzaban como fuerza destructiva contra el planeta, y nada se resolvía.
Impresionante.

8 comentarios:

Eva Letzy dijo...

Como bien lo dice la última palabra: impresionante!!!
Que hayan pasado tantísimos años, y todo siga igual de mal, no hemos aprendido nada...
Besos, me gustó el micro

Bee Borjas dijo...

Borges decía que la historia es cíclica... Y cada día estoy más convencida de ello. Giramos y repetimos siglos tras siglos las mismas acciones decadentes y desastrosas.
Muy buen micro, Carlos! Lo has narrado con una contundencia feroz.
Saludos, mi amigo!

Carlos de la Parra dijo...

Aprecio los comentarios de las bellas en éste lluvioso día Californiano.
Así seguirá mientras no se coloquen fuerzas equilibradas para aplicar el bien.
Besos luminosos.

Diego Alejandro Majluff dijo...

Carlos:
Gracias por tu texto. Espero que no llueva demasiado, mirá si en una de esas tenés que constuir un arca, y empezar todo nuevo (acordate que tenés como señal el arco iris). Felicitaciones por tu microrrelato. Saludos desde Pergamino, Buenos Aires.

RECOMENZAR dijo...

delicioso tu texto como para leerlo 100 veces

Esperanza L.G. dijo...

Muy buen micro. Un fiel reflejo de la realidad actual. Impresionante, como dices, e impresionante que no seamos capaces de cambiar nada...
Saludos y mi enhorabuena.

Dyhego dijo...

Todas las civilizaciones tropiezan en la misma piedra.
Salu2 sin tropezar.

Yun Rodríguez dijo...

Los vi en cámara rápida, se veían muy cómicos y voraces.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.