Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

sábado, 13 de noviembre de 2010

Más bello que el silencio.












     No había cumplido aún los cinco años cuando  escuchó por primera vez la expresión “ha pasado un ángel” y ante el desconcierto de padres, médicos y psicólogos decidió guardar un obstinado silencio empeñado en no perderse la ocasión de ver, en el espacio de un sigilo inesperado, un ángel pasando.

     Con el tiempo fue perfeccionando su mutismo y su atención. Se le iban las horas esperando una pausa en las conversaciones y atisbando el aire entornaba los ojos, conteniendo el aliento, persuadido de poder percibir en lo más sutil la brisa generada por las alas de un espíritu al pasar.

     Más tarde se casó con una muda y aprendió los rudimentos del lenguaje de los signos, pero pronto lo abandonó también. “Para ser un idioma de mudos, es muy escandaloso” le dijo gesticulando a su mujer, convencido de que semejantes aspavientos espantarían a la fuerza a cualquier ser alado que anduviera cerca.

     Sólo años después, el día en que nació su hija, rompió por fin su silencio añejo. Miró con una ternura mojada de lágrimas a aquel ser pequeñito, tan solitario en la inmensidad de sus brazos, y con la voz desafinada por la falta de costumbre y rota por la emoción le dijo:

-Sabía que vendrías…

Kum*...

11 comentarios:

Artistalight dijo...

Es tan precioso, y tan evocador. Me ha dejado llena de nostalgia por la niñez y su bendita inocencia, también yo he escuchado esa frase, en algún silencio. Felicidades Kum, es bellísimo!

carlos de la parra dijo...

Kum que cierto y claro final acertaste para éste buscador de ángeles. Retrato realista de lo mejor del corazón humano.

Abedul dijo...

....hs conseguido conmoverme y emocionarme hasta la médula donde nacen las lagrimas mezcladas de admiracion y agradecimiento...
Preciosa historia ...espera hasta ser padre para decirle bienvenida..
te estaba esperando..Tengo una hermana sorda pero habla bastante bien , tuvo un profesor logopeda que le enseñó a leer los labios , y aunque su pronunciación
es bastante correcta no tiene sonoridad...Los conceptos abstractos le cuesta comprender, pero yo procuro explicarselos con palabras
que le resuenen...te lo cuento
porque tu historia ha removido
muchos recuerdos. Un abrazo Begoña

Maite dijo...

Precioso Kum*, es verdad que no hay nada que se parezca más a lo que entendemos por angel que un bebé recién nacido.
Un angelical beso ;-)

Dr.Krapp dijo...

Excelente micro.

Jesús Garrido dijo...

muy buenos, los leeré

Carmela dijo...

Ole... que tierno, que dulce, que bonito...
Casi me haces llorar (toi sensible hoy)
Biquiños.

su dijo...

Precioso Kum*...precioso, de más de un 10.

Besos.

Kum* dijo...

Es lindo poder darles aire otra vez a micros de hace tiempo, como este.

Mil gracias al microrrelatista, y a todastodos vosotras.

besos silenciosos...

Puck dijo...

Precioso. Me gusta el conjunto y el final, pero que conste que creo que el primer parráfo es un micro en si mismo. Guardar silencio para ver un angel para alguien como yo que no calla ni debajo del agua es todo un reto maravilloso. Saludillos silenciosos

Bicefalepena dijo...

Acostumbrados a sentirlos pasar, nos conmovemos cuando se posan a nuestro lado para quedarse.
Me gustó mucho.
Un abrazo

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.