Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

martes, 30 de noviembre de 2010

27 Vidas


Dormía profundamente, cuando una sutil caricia en los pies me hizo despertar, al abrir los ojos, sonriente y tenebrosa estaba la muerte a los pies de mi cama, con grave voz me dijo:
" Prepárate he venido a buscarte "
Después del susto, calmadamente le respondí:
" No puedes llevarme, de mí dependen 27 vidas !! "
" Jajaja vamos, déjate de tonterías y levántate, ha llegado tu hora"
Parecía no creerme, y le expliqué...pero no quiso escucharme. Entonces finalmente me levanté y puse a mis 2 loros, 8 periquitos australianos, 2 agapornis, 2 gallinas enanas, 2 gatos y a mis 10 perros recogidos de la calle, en fila india y cuando iba a entregarme, corrí al cuarto de mi marido, él tampoco podría vivir sin mi...
La muerte miraba incrédula la larga fila que había formado, y pensando un momento me dijo:
" Efectivamente 27 vidas... Hágamos algo, dejemos ésto así, pero debes de cuidar más tu salud o tendré que venir a buscarte"
Suspiré de alivio, y al ir a desvanecerse me dijo:
"Un último consejo....Hazte la pedicura !"


artistalight

11 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

Me ha gustado mucho pero yo, personalmente quitaba la ultima frase.

Siona dijo...

prometía pero el final se podría mejorar...lo de la pedicura, no mola!

Patricia dijo...

Conocía este micro tuyo y he vuelto a disfrutarlo, pero coincido con las compañeras que han comentado antes que yo, sugiero quites la última frase.
Un abrazo.

Anita Dinamita dijo...

Pues a mi esa frase me divirtió mucho! la muerte acariciando los pies ¡pero dependiendo de ella 27 vidas como se va a ocupar de la pedicura, oiga!
Un abrazo Artista

Juan Vásquez dijo...

Me causo risa la última frase, aunque también la quitaría.

Javier Domingo dijo...

a mi me gusta el final, aporta ese lado ironico del micro

carlos de la parra dijo...

Añade mi voto en pro del final.
Que cuento tan hermoso y divertido,incluso deja la avenida abierta de que usaba las uñas de los pies como rallador de zanahoria para los pericos.
Mucho en un cuento es lo que no se ve. Como en los icebergs.

Artistalight dijo...

Gracias queridos amigos, mi pedicurista y yo estamos esperando el veredicto final :) Carlos qué buena idea, rallador de zanahorias natural :) jaja un abrazo a todos.

Elèna Casero dijo...

Yo no le quitaría la última frase. Es la que se corresponde con la primera.

Me he reído mucho. Es muy bueno.

Daniel J. Hernández dijo...

Cómicos versos, me dejaste en suspenso. Que buen pretexto para no partir.
Un beso Artistalight.

Carmela dijo...

Simpático el micro y original.
Bicos.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.