Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

domingo, 19 de diciembre de 2010

NOMBRES PROPIOS DE CONOCIDOS.

Don Amable hacía honor a su nombre y por demasía era el mejor anfitrión, además de tener el talento para elaborar profundas consideraciones con los temas más sencillos.
Recuerdo como capturó la atención de la mesa entera cuando nos enumeró haber conocido a alguien de nombre Perfecto, más a ninguno llamado Imperfecto.
Entre sus amigas estaba Digna, y jamás conoció alguna Indigna.
Igual con el caso de Pura, nadie le llegó a presentar a alguna Impura.
En la misma reunión había varios de nombre Ángel, mas ninguno que respondiera por Demonio.
Igual estuvo ahí Benigno, más no fué  uno solo llamado Maligno.
Y todos hemos conocido algún Gabriel González, pero ni un solo Satanás Gonzalez.

10 comentarios:

JUAN CARLOS MC.DONALD dijo...

WOW!!!!!! EXCELENTE TU BLOG, GENIAL ESTA ENTRADA!!! DE VERDAD TE FELICITO, ME GUSTA EL CONCEPTO QUE LE IMPRIMES A CADA DETALLE Y TE INVITO A QUE TE PASES POR MI NOSTÁLGICO, OSCURO, TRISTE Y DEPRESIVO BLOG DE INVIERNO BIPOLAR PARA QUE ME DES TUS MAS SINCERAS IMPRESIONES AL RESPECTO. DESDE HOY TE SIGO. TE ESPERO POR EL MIO ...

www.juancarlosmcdonald.blogspot.com

Patricia dijo...

Tras haberme acostumbrado a tu estilo irónico, punzante, me has sorprendido enormemente con esta sencilla y preciosa entrada Carlos.
Quien no te dice, por ahí, algún día nos encontramos todos alrededor de la mesa de don Amable.

Artistalight dijo...

Me ha parecido muy bonito este escrito, y encantadora la relación de nombres y actitudes, es que eres un gran escritor Carlos. A veces lleno de ironías y a veces tierno :)

Artistalight dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Maite dijo...

Me ha gustado mucho Carlos, muy original el micro.

carlos de la parra dijo...

Gracias por sus estimulantes comentarios a éstas búsquedas que a veces recorremos al analizar detalles que conforman nuestras vidas y en otras relatamos historias que nos aparecen en la mente por sí solas debido a la magia del pensamiento y el eterno misterio de la existencia en ésta etapa humana y la ignorancia acerca de que si llegará a haber otra diferente, o igual o simplemente entraremos en posición de off permanente como cualquier licuadora descompuesta.

Kum* dijo...

Divertido e irónico... como siempre. Genial, Carlos.

Yo conocí a un tal Segundo... pero a ningún Primero. Qué cosas.

Besos sin nombre.

Kum* dijo...

Divertido e irónico... como siempre. Genial, Carlos.

Yo conocí a un tal Segundo... pero a ningún Primero. Qué cosas.

Besos sin nombre.

Bicefalepena dijo...

Los nombres no suelen definir mucho, son etiquetas a la espera de que los dueños abran la boca, entonces aparecen los Primeros, Demonios, Imperfectos, Impuros...
Un abrazo

carlos de la parra dijo...

KUM,en México conocí un policía de tránsito de nombre Tránsito Urbano.
Y creo que si existe el nombre Primero y hasta el de tercero.

BICEFALEPENA, cierto lo que dices, hay Angeles que son demonis.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.