Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

jueves, 17 de junio de 2010

EL PREMIO A LOS ANHELOS.

Cuando desperté me encontraba recostado en el interior de ése cohete que tenía pinta de ser un prop de utilería para una película de ciencia ficción.
Llegué en un descenso suave a una ciudad futurista con luces de increíbles colores,y la nave en la que yo iba se posó sobre una plataforma y llegaron desatados un gentío vestido a la usanza de ésa época,y noté que me filmaban pues me veía al fondo en una gigantesca pantalla.
Traté de entender lo que sucedía,miren que me han ocurrido experiencias extrañas,pero nada como ésto,y claramente que no era un sueño,digo uno se dá cuenta cuando es una experiencia consciente,cuando sueña uno no hay coherencia dimensional,todo se desarrolla a nivel subconciente.Aquí a donde yo estaba todo era vital y nítido.

En ése momento el idiota éste que me entrevistaba,me informa que me están recibiendo como a un héroe,pues gracias a mi blog,se arregló el mundo;se acabaron las fronteras, y el sistema monetario de acumulación tal como lo conocíamos,ahora ya se había reorganizado todo para evitar contaminación y desperdicios,al que se iniciaba como delincuente juvenil lo sacaban de su medio y lo llevaban a corregir a un campamento de trabajo forzado que al volver a casa quedaba curado de todo mal deseo,y los que estaban en cárceles tenían que cargar con los gastos de su mantenimiento,igualmente trabajando.
Y lo que se gastaban antes en ejércitos ahora era para evitar el hambre y la miseria.

Yo no lograba entender como mi blog logró toda ésa influencia si había tantos mejores que yo que llevaban más tiempo luchando,pero el tipo me explicó que todo ésto sucedió también porque unos extraterrestres que eran seguidores de mis relatos y teorías extremas,habían bajado a la tierra y pateando colas y anotando nombres empezaron a poner todo en orden,lo mejor de todo fué que me informaron que en el nuevo régimen estaba yo exento del trabajo,sólo tenía que seguir blogueando.

2 comentarios:

El Microrrelatista dijo...

Hola carlos. Me alegro de que por fin hayas publicado tu relato como principio de lo que creo será una colaboración contínua.
Me ha gustado mucho. Es una idea genial lo de que unos extraterrestres se basen en tus teorías para arreglar el mundo, ja, ja.

Me he permitido hacer unos cambios estéticos, como justificar el texto y poner tu nombre al final con el enlace a uno de tus blogs.

Un abrazo.

carlos de la parra dijo...

Gracias por la colaboración,como te lo he dicho soy un tanto burro para lo de webmaster.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.