Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

jueves, 24 de febrero de 2011

ASFIXIA

Se encontró boqueando, buscando una gota de oxígeno en esa atmósfera irrespirable. Los ojos, fuera de sus órbitas por la ausencia de aire, o quizás por la condensación del miedo, clamaban auxilio. Un hilo imperceptible desgarraba su garganta, y un dolor agudo en el estómago, como un pinchazo infinito, le rompía las entrañas. Notaba su cuerpo mojado, salado, el anuncio del pánico de quien presiente que todo se acaba o el llanto de quien está desesperado.

Sus piernas golpeaban rítmicamente el mimbre dando saltos inútiles con los que escapar de la ausencia de vida. Un fuerte tirón lo colocó sobre la mesa de acero. De reojo podía ver un estilete y unos guantes sobre la fría superficie. Posiblemente ya estuviera muerto.

Escuchó ruidos y un lenguaje ininteligible. Allí estaban, ellos, observándolo, con las agallas dispuestas a sacarle las tripas.

Maite

12 comentarios:

Sandra Montelpare dijo...

me encantan estas focalizaciones!! Genial Maite!!

Sucede dijo...

Muy bueno Maite!
que es? la pesadilla de un pescador? jaja
me ha encantado!
Un saludo!

Que no me canso de ser

Luisa Hurtado González dijo...

Ver las cosas desde otro lado es interesante siempre, después hay que saber contarlo.
Hay personas que lo hacen pero que muy bien.
Un beso.

R.A. dijo...

Como dice Luisa buscar otros puntos de vista, enfocar desde otroslados es estupendo. Y si se hace con estilo saeln micros comop este.


PD Maite yo que presumo de ser semivegetariana porqu eno como apenas carnes rojas ni embutidos pero sí mucho pescado...no sé yo.
Me has hecho ver las cosas de otra manera.

Anónimo vocacional dijo...

que el petroleo suba por la inestabilidad es, al menos, discutible, aunque hay quienes pensamos que sube más por la desvergüenza y avaricia de los especuladores que por motivos reales y mesurables.

pero ¿qué significa que en este preciso momento la gasolina cueste hoy MAS QUE NUNCA mientras el petroleo, aunque caro, no?

sencillo, significa que hay personas que cuanto peor le vaya a los demas, mejor les va a ellos; que a más sangre, e intestinos, de gente inocente derramados y esparcidos, más riqueza acumula

y la mayoría de ellos, aparentan ser decentes cuando se visten bien para ir a sus despachos, o a cenar, o incluso A MISA, al parecer a ponerse delante de su dios a rezar.

Adivín Serafín dijo...

Es un gusto poder leerte de nuevo. Sigues siendo demoledora.

Rocío Romero dijo...

Qué bueno Maite, hasta que llegué a "agallas" no sabía muy bien a qué atenerme, y de pronto llega el sentido completo. El cierre es estupendo (sin sorpresa rebuscada, además, que se asfixia el pobre desde el título :)
Genial. Un beso

Bicefalepena dijo...

Maite eres genial haciendo muecas y reflejos en espejos de feria para deformar la realidad.
Siempre pensamos que el pescado está del otro lado...

Un abrazo

Maite dijo...

Sandra: es más un desenfoque, siempre he pensado que ahí está parte del entendimiento de la realidad. Un abrazo.


Sucede: pudiera ser, realmente pudiera ser esa pesadilla que apuntas, aunque tal vez sea el pez quien esté soñando, o si existen las sirenas, ¿por qué no puede haber otras especies desconocidas? El mundo de la imaginación es tan infinito... ;)


Luisa: y una de esas personas eres tú, además, a las pruebas me remito, que este mes has estado sembrada de publicaciones y reconocimientos. Un beso.


R.A.: jejeje, Rosana, no me puedo creer que esto sea un bucle, porque tú te sientes culpable, y yo me siento a la vez culpable por hacerte sentir culpable ;) Nada se puede llevar al extremo (pienso yo) así que, libero tu conciencia de malos pensamientos. Un besazo.


Anónimo vocacional: puede que no te falte razón, seguro que no te falta razón, pero creo que este no es el foro para debatir este tema. Espero que al menos hayas podido disfrutar de la lectura.


Adivín: uyyyy, ese adjetivo me preocupa, pero sé que tú lo dices con cariño, así que me lo quedo como un piropo. Es una alegría volver a verte, recuperado, y espero que a punto de estrenar novela. Besos.


Rocío: al menos confiesas que hasta la "palabra detonador" te he tenido sin tenerlo claro del todo, eso es más que suficiente, no siempre hace falta ser transgresor o echar un pulso definitivo al lector. A veces hay que dejar que gane él ;) Un beso


Bicefalepena: halagador comentario Bice, permíteme que hoy me lo quede como combustible, en ocasiones me hace mucha falta. Efectivamente, siempre hay cosas que damos por hecho, y en esta vida, nada es seguro. Abrazos.

Patricia dijo...

BRUTAL MAITE!!!
Lo he leído dos veces, la segunda, sabiendo ya el desenlace, es aún más rica que la primera porque entonces observé el preciosismo de tu trabajo.
Memorable micro.

Un admirado abrazo

Maite dijo...

Gracias Patri, eso que dices es muy importante para mí, creo que este tipo de lecturas, siempre tienen una relectura, y en ella, uno se da cuenta del trabajo de encaje de las piezas. Recibe un abrazo muy fuerte.

Artistalight dijo...

No sé porqué la vida debe alimentarse de otros seres, esa agonía que describes me atormenta muchas veces.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.