Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

lunes, 3 de enero de 2011

Rutinas...

















     Temprano en la mañana despierta con el estruendo de los enanos cantando alborotados camino de la mina.
 
     Ya desvelado, aunque somnoliento, dedica la siguiente hora a buscar sus zapatillas, sus gafas, su reloj… y el resto de bártulos y enseres que durante toda la noche los duendes, divertidos y traviesos, han escondido o cambiado de sitio. No le hace falta verlos,… sabe que a esas horas aún le observan. Puede sentirlo.
 
     Después recorre las habitaciones dando palmas y espantando a voces a los espíritus que rondan susurrando en los rincones.
 
-Este runrún de fantasmas no me deja oír mis pensamientos….
 
     Más tarde, blandiendo su bastón, sale a ahuyentar a la bola de unicornios que cada mañana acuden con las primeras luces y devoran sus flores, desbaratan el huerto y le cagotean todo el jardín.
 
-Malditos asnos con pincho, vayan ya a joder a otro sitio, cabrones! –les grita huraño.

     Luego prepara el desayuno mientras, a manotazos, dispersa la nube de hadas que revolotean golosas sobre las tostadas y, ya más tranquilo, sale a disfrutar del café caliente y de su primer cigarro, siempre bien protegido bajo el techado del porche. Sabe por experiencia que no es seguro andar al descubierto cuando un pegaso vuela sobre tu cabeza.

     Es en esos momentos de relativa calma cuando, resignado, maldice aquella tarde remota en que tras ver pasar el cometa pidió un deseo:

-Que la magia sea en mi vida. Cada día… siempre.

Kum*

13 comentarios:

Kum* dijo...

Tor, prometo no volver a pasarme de las 300. Yo fui uno de ellos. Perdóneme las disculpas.

Artistalight dijo...

Qué delicia de relato, qué cuento de hadas tan particular, Alguna vez lo dije y lo vuelvo a repetir, tienes una forma preciosa de escribir Kum :)

carlos de la parra dijo...

Bien dicen : "Cuidado con lo que pides pues es posible que se te conceda",aquí queda claro.

Luisa Hurtado González dijo...

Y con micros como éste, la mágica estará en la vida de todos, cada día, siempre.
Muy bueno, de verdad.

Bicefalepena dijo...

Me gustó en su momento y me sigue resultando genial.
Un abrazo y que la suerte te acompañe...que no, que era broma...
que te toque la lotería y que gestiones bien tu suerte.

Dr.Krapp dijo...

Merece la pena pasarse de las 300 para poder disfrutar de la lectura de un relato tan hermoso.

su dijo...

Sigo opinando lo mismo que la primera vez que lo leí... PRECIOSO.
Un beso Kum*.

Patricia dijo...

Kum*, así no vale, has escrito un cuento MARAVILLOSO de todas las formas que el término quiera considerarse. ¿Y ahora yo qué escribo?
Chapeau!

Un beso.

Puri dijo...

Y es que la magia y las hadas pueden hacerse insoportables! Me recuerda esa frase de memorias de África: cuando Dios quiere castigarnos, hace que se cumplan nuestros deseos... (o algo parecido)

Towanda dijo...

Estoy con el personaje del micro y repito a diario que la magia y los sueños, sigan en mi vida.
Un abrazo.

Towanda dijo...

Estoy con el personaje del micro y repito a diario que la magia y los sueños, sigan en mi vida.
Un abrazo.

Puck dijo...

Cuanto más lo leo más me gusta.
Saludillos

Rosana dijo...

Tienes unas ideas brillantes, diferentes.

Me ha encantado que uno pueda estar hasta las narcies de la magia...le has dado la vuelta al asunto.

Saludo

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.