Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

viernes, 4 de marzo de 2011

Despertares

Cuando desperté supe que algo raro pasaba. Al levantarme apoye con fuerza los pies en el suello y me palpé la cara para comprobar que no me había convertido en un monstruoso insecto kafkiano. Me froté los ojos y busqué mi reflejo en el espejo del armario. Ahí estaba. No era un fantasma. Fue al girarme cuando lo comprendí todo. Tendida desnuda sobre la cama, dormía una preciosa mujer. Por favor, que nadie me despierte.

Puck

9 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

Me encanta. Me he visto durmiendo, tan mona y preciosa como has descrito tú y me ha encantado.
No sé como lo has hecho.

Puri dijo...

No te vamos a despertar. Es la pura realidad. Está ahí, a tu lado.¡Aprovecha! Me ha gustado esa sensación de extrañeza que se deshace de un modo tan bonito.

Patricia dijo...

Ja ja, estaría bueno que pudiésemos, aunque sea en sueños, vernos jóvenes y hermosas.

O has tomado una voz masculina que se asombra y alegra ante semjante aparición?
De ambos modos, un micro que se lee con una sonrisa

Un abrazo Puck

Puck dijo...

La verdad es que no deja de sorprenderme la variedad de significados que adquiere un texto cuando lo dejas libre.

Quizás no debería explicarlo pero es que me habéis dado un nuevo punto de vista y he vuelto a releer el texto como si no fuera mío sino vuestro. Así que os lo debo. Lo escribí pensando en masculino, pero me encanta esa posibilidad de la mujer mirándose a si misma.

Besos a las tres.

Adivín Serafín dijo...

Feliz sueño Puck.

Blogsaludos

carlos de la parra dijo...

Gran sueñazo erótico digno de una cena de camarones al ajillo, sueños así mejoran la calidad de vida.

Sara NY dijo...

Yo también pensé que era ella misma soñandose eróticamente hermosa. En cualquier caso, buen relato, Puck.

HÉCTOR RIVERO dijo...

Grande!Sigo soñando. Un abrazo.

Puck dijo...

Adivín, gracias, seguiré soñando mientras me dejen

Carlos, sí, creo que rejuvenecen jeje

Sara, quizás sería bueno analizar alguna vez la interpretación que damos a los relatos en función de saber cuál es el género del autor/a.

Hector, lo intentaré

Saludillos soñadores

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.