Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

miércoles, 30 de junio de 2010

N.A.S.A., mentiras y cintas de vídeo

(Obama con Buzz Aldrin, del Apollo 11, al partir hacia Cabo Cañaveral.- AFP.)

Cancelado proyecto Constelación. (... ) en la luna “ya estuvimos” , anuciaba Obama hoy a las..." . Sentado en el porche de su casa, mientras encendía el primer cigarrillo del día, Armstrong recordó con tristeza el comunicado de prensa. Sabía que acabaría pasando desde que Obama se hizo con la presidencia. Con Bush había sido más fácil, había seguido alimentando su sueño de alunizar, esta vez de verdad. Su silencio, generosamente comprado no había conseguido redimir su culpa que se hacía insoportable cuando sus nietos le bombardeaban con sus preguntas estelares. Jodida crisis.

7 comentarios:

Anita Dinamita dijo...

Una mentira puede atraparte para el resto de tu vida. Buen toque Isabel

Torcuato dijo...

"esta vez de verdad"
Genial Isabel.

Dr.Krapp dijo...

Mucho atrevimiento requiere poner al descubierto las mentiras estratosféricas. Excelente micro.

carlos de la parra dijo...

Muy hermoso y extremista relato que hace eco de cuantos claman que el alunizaje fué ficción.Yo en lo personal ignoro si lo fué,lo cual en verdad preferiría nos evitaran gastos en dichos rubros;vivimos tales desequilibrios en pendientes de resolver para la humanidad que considero no necesitamos priorizar un alunizaje ni alguna otra expedición sideral.Primero que eliminen la hambruna,las guerras,la caries dental,los abusos bancarios,la desigualdad social,el desempleo,el analfabetismo;y éstas son únicamente las que se me ocurren sin esforzarme,pero la lista de necesidades más importantes para el beneficio de la humanidad debe ser enorme.
Armstrong por otra parte,ya disfrutó de lo que aquí en inglés califican como un empleo "cushy" (acojinadito),en el que tuvo muy buen salario a cambio de participar en un trabajo de su agrado,así que no veo de que pudiera quejarse.
Que bueno que trajiste a colación éste tema,pues las personas que leen deben instar a otros a que exijan a sus representantes políticos que organicen prioridades por encima de llenar las calles de foquitos en las navidades antes que cubrir las necesidades básicas de ninos desamparados y otros seres menos afortunados.
Gracias por la paciencia a todos cuantos se tomaron éste tiempo para leer mi aburridora,como llamamos por casa a los largos discursos.
Y es que en éste gran sitio :"El Microrrelatista",tienen la magia de tocar temas que me arrebatan.

Maite dijo...

Qué bueno Isabel, has puesto aquí la eterna pregunta ¿fue verdad?, y lo has hecho de una manera formidable.

Me ha gustado mucho, pobre Neil. Un abrazo.

TR dijo...

Unagran mentira de la cual jamas podran salir con la ropa sana.
Un abrazo.

Isabel González dijo...

Gracias a todos por sus comentarios, veo que el micro ha gustado y ha despertado viejas polémicas. Totalmente de acuerdo con Carlos.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.