Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

viernes, 25 de junio de 2010

COMO SER SU PROPIO PSIQUIATRA.

Estando la crisis en estado rampante,y recibiendo los efectos de ansiedad causados por la misma,llegué a la psiquiátrica y económica conclusión de que uno puede hacerse el autopsicoanálisis y ahorrar un montón de dinero,después de todo ;¿Quién puede conocerlo mejor a uno mismo que su propia persona?
Desde luego todo ésto condicionado a que uno no se cobre.
Así que puse en práctica un curso extra intensivo,denominado en inglés como "cramming",un término que resulta en traducción algo así como retacar,y muy utilizado por estudiantes americanos que dedicaron su tiempo de estudio a las actividades sexuales y una vez convencidos de las maravillas del clítoris, ahora se ven forzados a dotar a su cerebro de conocimientos de últimas horas antes del exámen y así evitar consecuencias de escarnio familiar y académico.
En éste retaque incluí a los clásicos Freud,Jung,Kraff-Ebbing,y algún loco brillante como Artaud,Nietzche y Kierkegaard.
Como complemento algunas disciplinas orientales,tales como yoga,tai-chi y budismo zen,las cuales si no ayudan por lo menos tranquilizan los nervios,que ya es algo.
El ejercicio procede dividiendo uno su propia personalidad en dos componentes,uno denominado PSIQUIATRA,el otro PACIENTE; no mejor le llamaré Carlos porque ésto de paciente me hace sentir cual si padeciése locura ,lo cual no me agradaría,a pesar de haber personas en la historia ,quienes no se dejaron afectar por tal minucia.
El ejercicio de éste análisis exige un grado de verdad aún mayor que el que pudiése uno tener con un psicoanalista,pues a éste último le puede uno mentir,pero resulta futil hacerlo teniéndose a uno mismo bien fichado,para quienes prefieren lenguaje futbolístico,haciéndose un auto marcaje mental.
A continuación una muestra de una de éstas sesiones:

PSIQUIATRA;---Bien,ya que éstamos aquí para resolver TU problema quiero saber;¿ Porqué me jalas a participar en ésta estupidez?---

CARLOS;---Mal vamos a comenzar si empezamos con rudezas e insultos,no por conocernos tanto vamos a abusar de la familiaridad,yo hubiése preferido unos servicios profesionales mejores que los tuyos,si nos vamos a poner en ése plan.

PSIQUIATRA---Como te gusta perder el tiempo dándole vueltas a lo mismo,si no te inscribes en el gimnasio que son 20 dólares por mes,¿Te pagarás un psiquiatra de 200 la hora? Avancemos ,que no tengo tu tiempo.

CARLOS---El problema es que no me ha gustado lo que escribo últimamente.Quisiera expresar algo más allá de la idiotez,algo intenso,profundo,excelso,trascendente,con fuerza.

PSIQUIATRA---Bueeeenooo,éso implica trabajar,escribir y reescribir,y luego editar,y tener paciencia y fé.
Y luego guardarlo un tiempo y volverlo a leer,para ver si resistió el paso del tiempo,madurarlo,como a un buen jamón.

CARLOS---Que yo sepa tú no sabes nada de jamón.

PSIQUIATRA---Touché.

CARLOS---O sea que lo que escribo lo hago por divertirme,y como disfruto la idiotez y no me gusta el cumplir con el rigor de un trabajo,el resultado han sido piezas más bien light como dicen hoy día.

PSIQUIATRA---Caliente,caliente...

CARLOS---Estás insoportable.

PSIQUIATRA---La verdad no peca pero incomoda.

Gracias a ésta sesión pude ver algo de luz en mi búsqueda,y saqué mi cuadernón antiguo que venía guardando,para algún buen proyecto,y me puse a escribir la película,siempre sin olvidar que la comedia es asunto muy serio.


2 comentarios:

Torcuato dijo...

Creo que estas sesiones son a las que a veces nos sometemos todos sin encontrar muchos caminos.
Un abrazo.

carlos de la parra dijo...

Creo que la clave está en persistir un seguimiento cada vez más profundo de éstos análisis y el de pulir el trabajo a través de las conclusiones que uno obtenga.
Creo que el escritor tiene la posibilidad de trascenderse a sí mismo cuando planea la obra estructuralmente,como un edificio,y se ciñe al rigor de la historia,incluso al particular registro de lenguaje que ésta requiera,eliminando su personalidad para aportar lo necesario.De otra forma se queda todo en nivel de charlas por escrito.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.