Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

martes, 15 de junio de 2010

LA NOBLEZA

LA NOBLEZA

En una plaza como ésta, también una tarde tibia, fui engañado con un trapo rojo, aguijoneado con varas de colores y doblegado con una pica, bajo la horrible tormenta de los gritos; luego me atravesaron el corazón con una espada y me rendí a la injusticia contra unas tablas que no son las de la Ley. Recuerdo la blancura deslumbrante del albero y el sabor de mi último vaho, pasos ágiles y una seca punzada detrás de los cuernos. Ya me arrastran las mulas a la oscuridad amortiguada del callejón. Ya vuelvo a oler el moho y las manos rojizas de aquel hombre. Me revuelvo en un estertor que no le asusta. «Me ha sido reservado un alto destino», pronuncio con claridad. Y tras tres años de sombras, me encuentro de nuevo aquí, listo para aplicar mi venganza. Ya resuenan los clarines, ya se abre la portilla, ya la palmea el hombre, el mismo hombre de siempre. Y yo corro hacia la luz. Con alegría.

PABLO GONZ

5 comentarios:

Pablo Gonz dijo...

Estimado Torcuato:
Muchas gracias por esta iniciativa a la que me sumo con mucha alegría. Dejo aquí un micro que me gusta mucho para compartir con todos (aunque algunos ya lo conocéis).
Un fuerte abrazo,
PABLO GONZ

El Microrrelatista dijo...

Una preciosidad de relato Pablo. Te agradezco tu unión a un humilde proyecto. Sigo invitando a gente.

Un abrazo.

Dr.Krapp dijo...

Me encanta ese relato. Una excelente historia de venganza postmortem

carlos de la parra dijo...

En éste cuento Pablo nos relata la historia de la rueda cósmica magistralmente.Alusiva por igual a la forma en que todo se reacomoda en el universo ,para enfrentar una nueva oportunidad.
La barbarie de nuestra fiesta brava nos hace ver cuan condenable es la tortura al animal,y a la vez genera en nosotros tremendas dudas acerca de nuestra salud mental por sentir tanta pasión al ser espectadores de ésta sublime danza con la muerte.
Sin embargo la afición taurina es algo que trae uno dentro ,y queda
en mi caso,ésta sensación culpable en mi conciencia,pero a pesar de éso ahí estoy si hay que ver una buena corrida con Morante de la Puebla,o con José Tomás;aunque ésto me ponga al borde de requerir una ambulancia psiquiátrica.

Artistalight dijo...

La belleza y la tragedia de la fiesta brava, siempre me dá tristeza cuando maltratan a un animal :( sin embargo su escrito es hermoso.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.