Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

martes, 31 de julio de 2012

Alucinaciones auditivas en posición horizontal

“Además, el pollo rebozado siempre humea demasiado.” Esta y otras frases igualmente ridículas se manifestaban de forma nítida en cuanto se tumbaba. Eran alucinaciones auditivas, claro, porque nadie había dicho nada. Estar en posición horizontal y escucharlas era todo uno. En cualquier otra postura no había ni rastro de ellas. Y, claro, imaginaos. A una novia que siempre le reprochaba que no quisiera hablar con ella y se quedara dormido después del acto, tuvo que decirle: “Es que cuando terminamos empiezo a oír gilipolleces.” Se lo tomó mal y le dejó. Como todas. Pobre muchacho. Pero vamos, que dentro de lo que cabe, lo llevaba bien.

14 comentarios:

mariorasero@hotmail.com dijo...

Jajaja. No sé si la intención era hacer reir, pero yo me he reído.
Me paarece una muy buena idea este blog de microrelatos. Yo también soy escribidor y encontrarás una buena muestra en http://marioenlautopia.blogspot.com.es/, AUNQUE ESE BLOG YA ESTÁ CERRADO. Llegué a tener 5 blogs, y la situación era insostenible, así que he "fusionado" todos en

http://musicaocurrenciasyvariaciones.blogspot.com.es/

UN SALUDO

Mario

Lucas Fulgi dijo...

Jaja, muy bueno eso de la pelea con la novia. Muy buen micro.

Mafalda dijo...

¡Qué problema tenía el hombre! Es de esas historias que nos provocan la risa aunque sea sin mala intención.
Saludos.

carlos de la parra dijo...

Con regocijo leo como has sacado del cliché a éste escuchador de voces, siempre los pintan en su más trágica esquizofrenia, cuando por ahí debe andar alguno que escucha buenos chistes o canciones.
Y además no todo loco la pasa mal.

Jon Igual dijo...

Pobre hombre, él sólo intenta explicar sus problemas, abrirse a su novia, pero no le comprenden...

Carlos Veloso dijo...

Pero despues de todo no esta tan mal el hombre, conozco algunos que en cualquier posicion solo escuchan epifanias

Marta dijo...

Jajaja es que hay personas que hablan sin enchufar la lengua al cerebro!!

Cybrghost dijo...

Muy divertido. debería probar a hacerlo en el sofá o en una silla.

budoson dijo...

Gracias a todos. Bueno, no hay una intención clara de hacer reír, tampoco de todo lo contrario, evidentemente. En realidad es una historia bastante jodida, pero como todo en esta vida, puede resultar muy cómica.

Yunuén Rodríguez dijo...

Lo comprendo me ha ocurrido. No que me dejen, pues yo no confesaría por ahí que oigo voces antes de dormir.

Juanito dijo...

jajaja!!! Es muy bueno...
Saludos, y gracias por las sonrisas que me sacaste :)

Puri dijo...

Divertido, pero el pobre muchacho lo lleva bien al menos... Una historia curiosa, una obsesión que persigue al protagonista sin piedad...

Anónimo dijo...

After getting more than 10000 visitors/day to my website I thought your elmicrorrelatista.blogspot.com website also need unstoppable flow of traffic...

Use this BRAND NEW software and get all the traffic for your website you will ever need ...

= = > > http://get-massive-autopilot-traffic.com

In testing phase it generated 867,981 visitors and $540,340.

Then another $86,299.13 in 90 days to be exact. That's $958.88 a
day!!

And all it took was 10 minutes to set up and run.

But how does it work??

You just configure the system, click the mouse button a few
times, activate the software, copy and paste a few links and
you're done!!

Click the link BELOW as you're about to witness a software that
could be a MAJOR turning point to your success.

= = > > http://get-massive-autopilot-traffic.com

Blogger dijo...

SwagBucks is a very recommended get-paid-to site.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.