Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

martes, 22 de mayo de 2012

La Parábola según Juan



Juan y Simón fueron al río. Simón nunca regresó. Después de escuchar la parábola del Hijo Pródigo durante la misa de domingo, Juan decidió que para él, las segundas oportunidades, definitivamente no son justas. 


Autora: Bee Borjas 
Blog: Bee Borjas

15 comentarios:

carlos de la parra dijo...

¿Caín? ¿Culpas asesinas?

Arturo dijo...

Hasta donde da mi cultura, que no es demasiada en estas cuestiones, tengo por cierto de que antiguamente el primogénito era ofrecido en sacrificio a los dioses.
Digamos que la mortalidad infantil era altísima y por tanto las posibilidades de los bebés de llegar a adultos eran por cierto escasas.

Muñekita Cat dijo...

Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacat19@hotmail.com
besoss
Emilia

la MaLquEridA dijo...

Para algunos no hay segundas oportunidades.


Saludos.

TORO SALVAJE dijo...

Muy bueno.
Me gustó mucho.
Que lista es mi niña!!!

Ana Galindo dijo...

Sin duda alguna... eres un talento de escritora.
Los hijos pródigos nunca acaban bien sus historias.

Besos, querida amiga. Siempre aprendemos de ti.

escarcha dijo...

excelente Bee!!!
no debería haber segundas oportunidades para los hijos pródigos (estoy hablando como hermana!)
:o

ABRAZOS BEE, ME ENCANTA ENCONTRARTE EN ESTE LUGAR TAMBIÉN!!!

Bee Borjas dijo...

Gracias a todos por leer y dejar sus opiniones, que por cierto enriquecen y nutren al texto.
A mis amigos, LA MALQUERIDA, TORO, ANA y ESCARCHA, todo mi cariño!!!

MIMOSA dijo...

Sin embargo Juan se erigió como un dios y la potestad de sesgar la vida de otro,...¿cuántas oportunidades con ello ha de ganar? Camino despejado, todas para un mismo saco, que cruel realidad....
Tan corto el texto.....tanto más que me haces pensar ¡cáchis!

Por si las mosquis, voy a tu casa y te copio también allí, así me ves doble, je,je,je!

Besos alegres!

Bee Borjas dijo...

Qué linda y proofunda eres, Mimicha!!! Aquí y allá, te abrazo fuerte y te regalo un ramillete de besos!!!

Humberto Dib dijo...

Lo conocía, pero fue bueno recordar lo que podés hacer en tres líneas.
Un beso, BeeBee.
HD

Malena dijo...

Las segundas partes nunca fueron buenas.


¡Bienvenida al microrrelatista!

Bee Borjas dijo...

HUMBERTO:
Gracias y repito el saludo que puse en mi blog
Besos عن الذئب المفضلة
P/D: El traductor está a full!
MALENA:
Ni que lo digas, Male!!!
Besos!!!

Cesar dijo...

Y bueno, Juan hizo como un "homenaje" se diria hoy en cine, de aquella parabola de hijo prodigo, "homenaje" porque lo suyo estuvo basada en esa historia y le puso su propio final. Y Male, no siempre las 2das partes son malas, la de El Padrino, Volver al Futuro, Indiana Jones, son algunas muestras de eso.
Ciao

Julie dijo...

Las segundas oportunidades nunca fueron buenas, pero en tiempo de crisis se aceptan. Me encantó el resumen. Muy bien Bee. Felicidades.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.