Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

sábado, 4 de junio de 2011

Ese hombre del traje gris

El hombre del traje gris, enamorado, descuidó su vestuario con notas de color y una clave de sol en su rostro. Hasta ahora me suena interesante, voy a segir leyendo. La culpa fue de Rosita con su piel de melocotón y su carita de primavera. Va bien, aunque empalaga un poco, quizás necesite un pequeño cambio argumental... Rosita tenía movilidad limitada y necesitaba cuidados continuos. Y esas espinas... Esto suena casi definitivo, veamos como sale de esta. Y ese olor... que hizo que un día, decidiera hacer más que evidente tanto cambio en su vida. ¡Uf!, me va a saltar el corazón, ¿qué pasó? ¿quién cambió? Armado con unas tijeras de acero inoxidable con aislante de ese de plástico negro y empuñadura ergonómica, fabricadas en un polígono industrial de la ciudad de Zhengzhou, separó a Rosita de su largo talle, de un corte preciso, y la colocó en el ojal de su solapa gris, para dar un toque fashion a su traje y olor embriagador a su vida. ¡Va, qué decepción!, el hombre del traje gris no era más que un cazador de trofeos... y el final totalmente previsible.


bicefalepena

4 comentarios:

Rosa dijo...

Graciosa la historia...sobre todo los comentarios del lector-autor.
A si no dejas que el lector se pierda. Ya se lo das todo pensado.
Jejeje.
Pero me ha gustado... y mucho!!!

Saludos desde el aire.

Patricia Nasello dijo...

Otra de tus geniales originalidades, Bicefa (no te estaré alabando mucho? A ver si todavía te vuelvo vanidoso... Noooo, jamás podría)

Besos

carlos de la parra dijo...

Me gustó mucho el detalle de la introspección y el auto juicio.

Pedro Alonso dijo...

Original modo de contar una historia, aunque... bueno, en realidad son dos historias entrelazadas. Me ha gustado el experimento. Un abrazo.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.