Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

viernes, 24 de agosto de 2012

TIEMPO




 

http://dididibujos.blogspot.com/

        Ilustraciones de Juanlu

Siendo muy niña el tiempo transitaba  inexistente. Más tarde transformaba  los segundos en enormes trozos de arena que se negaban a pasar por el embudo del reloj. De adolescente, corría y él no me alcanzaba…Ahora, miro como me arrastra, me resisto, pero insiste en correr más que yo…

Rosa M.


27 comentarios:

Yashira dijo...

Preciosos los dibus de Juanlu y Rosa, tú texto ideal, me siento totalmente identificada con él.

Besos a ambos.

andré de ártabro dijo...

Así es querida Rosa la historia de los hombres, en un tiempo que es tan relativo, ahora las hojas del almanaque parecen car de cuatro en cuatro y cuando miras atrás y regresas de la mirada han pasado los años.
Hermosa y filosófica tu entrada
Besos.

BB dijo...

Muy bello tu post. Es asi, Rosa, los años se nos va escapando como el agua entre los dedos, sin poder asirlos, detenerlos.
Hermoso el dibujo de Juanlu.
Besos

Cabopá dijo...

Un texto muy tuyo, amiga de van al aire, él, el aire sabe muy bien de como corre el tiempo...

Tus palabras como siempre muy bien hilvanadas, esas palabra que no, no se llevara el viento por muy fuerte que sople...

Besicos, amiga.

Nedda González Núñez dijo...

Un texto contundente, percibimos más rápido el paso del tiempo a medida que nos alejamos de la infancia. Con o sin nostalgia, muy bueno. Felicitaciones!

Cybrghost dijo...

Pobre tiempo, que te ha acompañado al mismo ritmo todo el tiempo, mientras tú no conseguías controlar su ritmo.

leviathan23air dijo...

Él es así. No tiene ni un mínimo respeto. Buen micro.

Miguelángel Flores dijo...

Qué bien pillado al del reloj, Rosa, y qué bien te ha pillado Juanlu a ti. Es cierto, cómo corre el mamoncete!!!
Un abrazo para cada uno.

CDG dijo...

Plas, plas, plas.
Que esos aplausos no los arrase el tiempo.

MJ dijo...

Todo es relativo; el tiempo no lo iba a se menos :-)

Un beso.

Elysa dijo...

Sí, me identifico con este texto tuyo y con las imágenes que Juanlu le ha creado.

Besitos para los dos

Zunilda Moreno dijo...

Se acortan las distancias cuando miramos el principio, Rosa. Tiempo. . . sólo una variable que ha creado el hombre para manejar su vida y en el que las mujeres han tenido poca participación.Mis abrazos perfumados para ti, amiga.

LA NOVIA dijo...

Es una reflexión muy bella y muy profunda la tuya Rosa. El tiempo en realidad, parece ser que no existe (dicen los filósofos) pero como nos cuesta entenderlo!!!!!

Besote

Jon Igual dijo...

Muy buena reflexión, el tiempo siempre hace lo que le place sin tomarnos en consideración. Un saludo.

Patricia dijo...

El tiempo cambia y las personas con el. Precioso relato, llega al corazon al igual que el dibujo me encanto!
saludos,

Puri dijo...

Has descrito perfectamente cómo sentimos el timepo a lo largo de nuestra vida. Me gustaría volver al tiempo de la infancia que transcurre perezoso. Besos

Laura dijo...

Buenísima concreción de esa dimensión temporal en la que nos vemos abducidos sin remedio. El cómo lo sentimos y cómo lo vemos, es algo proporcional a lo que nos resta por vivir. A medida que lo gastamos, ... él avanza más y más rápido, pero es curioso que siempre una hora, sean sesenta minutos.

Besos para tí y para Juanlu, a quien no visito desde hace tiempo ( iré allí, lo prometo).

Arturo dijo...

Rosa:
Un excelente texto, que grafica muy bien ese fenómeno, que está siempre presente en nuestras vidas.
Saludos cordiales.

carlos de la parra dijo...

La verdadera libertad se logra cuando eres libre dentro de tu propio tiempo.
Aún libre para cumplir tus obligaciones, pero decidiendo la administración de tus espacios.

goge dijo...

que buena entrada que razón tiene un abrazo

MAITE N. dijo...

Fantástico micro!!! un placer haberte descubierto. Me quedo.
Saludos.

Sandra Montelpare dijo...

Y ahora ya es casi arenisca y sí, el muy ladino nos arrastra hacia abajo. Hermoso micro y gran trabajo de Juanlu. Felicitaciones a ambos. Un abrazo

Juan Luis López dijo...

Hoy este micro se hace más verdad que nunca...corrió más que un amigo cuando todavía no era su hora.

Rosa, gracias por traerme contigo a este palacete del microrrelato.

romi dijo...

Muy bello post, gracias por compartirlo

Cariños

El Eskimal dijo...

Queremos llegar primer que el tiempo y no lo conseguimos, error grande. Deberíamos buscar es la empatía con el tiempo. Abrazos Rosa.

Rosa dijo...

Muchísimas gracias a todos por vuestras lecturas y comentarios.

Besos desde el aire

Juanito dijo...

Tal cual, completamente identificado.
Muy bueno...

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.