Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

jueves, 30 de agosto de 2012

Destino


He aprendido muy tarde que las apariencias engañan. Ella se me acercó sonriente, me habló con dulzura, y cuando estiró su mano, yo sólo podía esperar una caricia. Pero no. Fue un gesto sorpresivo, violento. El metal brilló, y el sonido fue escalofriante. Sentí que algo en mí se quebraba definitivamente. Estoy inmóvil. Ella pasa a mi lado y me mira, complacida. Sé que mis horas están contadas. El fin llegará, rápida e inexorablemente, como les ha llegado a todas mis hermanas, arrancadas del jardín y colocadas en el florero.

Autor: Hugo Jesús Mion
Pintura:Daniel Ridgway Knight


12 comentarios:

Ángel-Isidro dijo...

Hola, Hugo Jesús Mion. Bellísima
imagen, imagenes las que dejas en
tu precioso blog, gracias por
conocerte y saludarte es un placer.
Un abrazo
Ángel-Isidro.

http://elblogdeunpoeta.blogspot.com

HUGO JESUS MION dijo...

Gracias, Angel. Y gracias a Torcuato por la hospitalidad. Es bueno conocernos. Y leernos...

Sandra Montelpare dijo...

Muy bueno, Hugo! Ahí voy a conocer tu bitácora. Saludos van

carlos de la parra dijo...

Excelente punto de vista de una flor que tuvo un trauma brutal.
Y seguimos ignorando si les gusta estar en el florero o meramente es otro atentado por el humano.
Pero algún día se sabrá.

Lucas Fulgi dijo...

Muy bueno. Siempre es interesante esto de cambiar las perspectivas.

Saludos

HUGO JESUS MION dijo...

Gracias a todos por los comentarios. Animan a seguir en la búsqueda.

Margary Gamboa dijo...

Yo, después de la sonrisa y de la caricia tampoco me hubiera esperado esa reacción tan agresiva. Menudo cambio de rumbo, el final me sorprendió tanto como a la flor ¿será porque me llamo Margarita? Jejejej

Saludos.

Forbidden dijo...

Expresion absoluta en la brevedad.

Saludos.

Caro Orozco dijo...

Hugo sencillamente un micro fascinante de leer.

Espero encontrar mas textos tuyos por hay...

Saludos

Amapola Azzul dijo...

Un tanto impactante, el microrelato, como si a una musa la aniqulilasen o algo así.

No obstante muy bien conseguido el efecto.

besos.

El moli dijo...

Hola amigo, veo que te haz despachado con un micro genial. (como siempre)
Un abrazo.

Juanito dijo...

Buenísimo...

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.