Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

domingo, 12 de agosto de 2012

CANCELADO POR FUERZA MAYOR.

Ese maravilloso viaje que le habían prometido no iba a realizarse. Se reía cuando su marido le dijo que si tanta ilusión le hacía ganaría ese concurso. Y aunque no lo tomara en serio ganó. ¡Después de cinco años sin vacaciones!. Estaba tan emocionado que montó en el coche enseguida para ir a recoger el premio. Diez minutos después ella recibió un mensaje en su teléfono móvil: “Cielo, no haré contigo ese viaje. Lo siento”. Media hora después la Policía se lo confirmó.

Autor: Cybrghost

Blog: La Guarida del Coyote (actualmente en "periodo de reflexión")

8 comentarios:

Oriana Lady Strange dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Oriana Lady Strange dijo...

La vida se disfruta a cada momento porque cuando se espera el momento especial o demorado siempre la vida nos pone una trampa.
Cariños....

Yashira dijo...

Pues vaya con el marido, eso es tener mala idea, le fastidió el ansiado viaje.

goge dijo...

hola buena entrada así son las cosas en muchos sitios la vida misma saludos

Rosa dijo...

Ufffff, no podemos dejar las cosas por hacer, puede que nunca las hagamos.

Besos desde el aire

Yunuén Rodríguez dijo...

Oye qué trágico, dejaste el sarcasmo a un lado para pasar directo a la cruel ironía.

Cybrghost dijo...

ORIANA: No pudo disfrutarlo antes, así que quizá el secreto esté en disfrutar lo que haces.

YASHIRA: Si que ya se sabe que la culpa es siempre de los hombres.

GOGE: La realidad casi siempre supera a la ficción.

ROSA: Efectivamente

YUN: El sarcasmo es un término que nunca acabo de comprender por completo, quizá por eso me entregue a la ironía.

Gracias a tod@s por vuestras lecturas y comentarios.

Juanito dijo...

Genial...

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.