Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

jueves, 22 de marzo de 2012

Cogidos de la mano

Las olas del mar llegan a la orilla, arrastran pececillos que saltan en la desesperación del que todavía no domina el arte de sobrevivir. Anónimos, gritan al aire pero nadie les responde. Sólo el reflujo de las olas contesta en el idioma que conocen. En la playa, la arena sigue húmeda. Por ella las huellas del paseo de aquella mujer que observa el devenir del mar en su anchura.

En el cielo, el viento de levante rasga las nubes envolviendo el azul en un celaje inasible a los pensamientos. En el muelle, a la sombra fina, los palos de los barcos que tintinean su figura en las lisas aguas de ojos viscosos. Allí está él esperando. Ahora cuando llega ella, cruzan palabras cálidas como el día.

Han quedado en el lugar de siempre, las gaviotas miran la escena; no hay peces, ellos son los únicos en los pantalanes. Se cogen en un abrazo de bienvenida. Nadie los ve. Han desaparecido las huellas marcadas en la orilla. Ahora dos caminan cogidos de la mano.

Autora: Carmen Martínez Marín

http://aymaricarmen.blogspot.com/

13 comentarios:

Yashira dijo...

Precioso, qué bonito Carmen, como si fuesen parte de la vida misma en la que va desapareciendo una escena para aparecer la sieguiente, que es aún mejor.

Besos Cabopá, me gustó mucho

Enmascarado dijo...

Qué bonito, qué paz y tranquilidad desprende.
Me gustó mucho, saludos.

Cabopá dijo...

Muchas gracias, no me lo esperaba. Me encanta formar parte de este blog que hace que nuestras "palabras escritas" tengan "importancia"

Agradecida y encantada de conoceros.
Carmen

Sara Lew dijo...

Un texto que describe una imagen muy bella y sosegada.
Un abrazo.

Nicolás Jarque dijo...

Cabopá, me alegra verte por estos lares. El Microrrelatista es una página de encuentro en el que tantos escritores dejan su huella, tú no podías faltar.

El relato es genial por la paz que transmite.

Bessets.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Serenidad, romanticismo, sosiego y ese mar de fondo, ese Mediterráneo tan luminoso y querido.
Un abrazo, Cabopá, que me alegro mucho de verte por aquí.

Menchu dijo...

Desprende mucha melancolía, ¿por qué está todo tan vacío?. Me da tristeza, me intriga.
Enhorabuena Mari Carmen.

Thornton dijo...

Un relato escrito por una poeta, por una magnífica escritora.

Felicidades a ti y al Microrrealista por tu fichaje.

Rosa dijo...

La soledad de una playa, la muda mirada de las gaviotas y los peces y un enorme abrazo...Muy sugerente Cabopá...

Besos desde el aire

Mar Horno dijo...

Es un texto muy tuyo Cabopá, y la foto, también. Aunque no lo hubieras firmado te hubiera reconocido al instante. Siempre eres un soplo de aire fresco, de sol y de mar. Un beso.

Elysa dijo...

El mar siempre de fondo, es cierto un texto muy tuyo, Capobá y muy hermoso, se queda como un eco dentro.

Besitos

virgi dijo...

El mar, campo infinito que nos deja jugar hermosas partidas.
Besos, Cabopá.

Ximens dijo...

Es un texto muy poético que rezuma amor, tranquilidad y paz. Esas huellas desaparecidas eran de soledad, pero ya no. Supongo que escribes con el alma, con los sentimientos que dan felicidad. me gusta.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.