Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

martes, 27 de julio de 2010

Propuesta 2: ¿Dónde está el oso?



















Microrrelatos:

- hiperbrevedad
- estructura narrativa (planteamiento, nudo y desenlace)
- gancho, seducción, interés, "fuerza"
- implicación del lector que reconstruye e interpreta lo que no dice el texto.


"Pedro, de vuelta a casa, pincha una rueda. La cambia y continua su camino."



Este texto hiperbreve cumple las dos primeras pero no las siguientes.



El profesor D.Roas plantea ¿Dónde está el oso? Sin el oso que aparece en el momento en que se cambia la rueda tenemos una narración hiperbreve`pero no un microrrelato, hay conflicto y se resuelve, pero no hay historia, no despierta el más mínimo interés.



A partir de aquí propuesta de realización de un micro "con oso"

Guiness



Consiguió el récord de “velocidad en cambio de neumáticos” el Día del Oso.



Pinchazo

Tenía que cambiar el neumático a toda prisa, antes de que aquel oso enorme se decidiese a cruzar la carretera.



Alta tensión



"De vuelta a casa sus pensamientos seguían torturándole, por éso redujo la velocidad y se colocó en el carril de la derecha.. La explosión de una de las ruedas traseras le devolvió bruscamente a la realidad concentrándose de lleno en el control del coche para evitar el accidente. Pasado el susto, ya en el arcén, David se dispuso a sustituir el neumático y lo hubiese hecho con cierta tranquilidad y esmero de no ser por aquel oso con las fauces desencajadas que le miraba erguido sobre sus patas traseras desde el otro lado de la carretera."



Éste fue mi micro. Según David acabo el micro justo donde debiera empezar lo más interesante, lo que realmente queríamos contar: el encuentro con el oso. Así que seguí.


"Como pudo, con manos temblorosas y el rostro también desencajado por el miedo, sin perder de vista al animal, acabó de colocar el neumático y subió rápidamente al coche. Se disponía a arrancar cuando le pareció que la bestia le sonreía altiva, inmóvil, con cierto aire de satisfacción, como si fuera consciente del susto mayúsculo que le acababa de propinar. El hombre se sintió humillado: el terror se transformó rabia.
Se aguantaron la mirada durante cinco largos minutos. Fue entonces cuando David recordó que todavía llevaba en el maletero el viejo rifle de su abuelo y hasta era posible que funcionase todavía.
Baja del coche, abre el maletero, el arma está cargada, quita el seguro, apunta justo en medio de su cínica sonrisa y... dispara. El animal se tambalea pero permanece en pie, sonriendo. Estaba seguro de haberle dado. Vuelve a apuntar, esta vez vacia el cargador: lo mismo, nada.
Su ira le lleva a cruzar la carretera sin pensar en las consecuencias, es una cuestión de dignidad, bastantes tocado estaba ya como para añadir una mofa semejante: un ser, ahora en inferioridad de condiciones, que le plantaba cara como si tal cosa.
Ya en el otro lado, el hombre se deja caer al suelo con la cara entre las manos tras contemplar a aquel fantástico oso de madera, "camping "El Oso Pardo", que luciendo una sonrisa llena de agujeros, seguía mirando al otro lado de la carretera. "

4 comentarios:

Anonima Mente dijo...

Isabel, te felicito por estos "apuntes" que tanto pueden ayudar a conseguir un micro completo, con los elementos que mencionas.
El de Guiness, me parece muy muy bueno, no se quien lo ha escrito, de igual forma felicito al autor.
Un saludo

carlos de la parra dijo...

Que interesantísimos planteamientos has dado con éste tema de la elaboración del cuento.
Me gustaron mucho las variedades de versión que presentas,asi mismo como la interrogante que emerge en un dado momento acerca de elegir entre brevedad o inclusión de detalles.
Y veo que ambos son válidos y congruentes con la relatividad a la pieza en sí.
Ya viendo los elementos que aquí combinaste,y tomando en cuenta la sugerencia de David de iniciar con el oso, (acorde con la técnica americana de comenzar con un bang)
hubiése yo optado por:
La velocidad que demostraba el oso que venía corriendo fue factor de influjo en la rapidez con que cambió el neumático.
Aunque dados los elementos las variantes son infinitas

Juan Vásquez dijo...

Isabel Me gustó mucho tu cuento, me atrevería a decir, que de los que te he leído, es el que más me ha gustado; por cierto ¿estás en talleres de escritura? ¿dónde?, felicidades y nos estamos leyendo!

Isabel González dijo...

Juan este trabajo lo realizamos en un taller presencial en "Laboratorio de escritura" Barcelona (c/Escorial,11), también ofrecen talleres virtuales. El profesor David Roas impartió el taller "Teoría y práctica del microrrelato", profesor de teoría literaria de la Universidad de Barcelona y escritor.

Carlos se aprende mucho en estos intercambios.

Guiness tambien es mío. Un abrazo a todos.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.