Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

sábado, 10 de julio de 2010

NO LEA ÉSTO.

El joven deportista fué a hacer un poco de condición física trepando una colina que tenía frente a sí en un hermoso parque natural por donde pastaba una manada de búfalos.
Una vez que llegó hasta arriba de la pendiente ,vió que había una vereda que bajaba sinuosamente hacia el lago y decidió por ésa vía de descenso para relajarse.Al tomar una curva junto a un muro de roca vió un letrero que decía: NO LEA ESTO.y abajo de ésas palabras la siguiente leyenda: Veo que no entendió que no lea ésto.¿Que parte de NO,fué la que no comprendió? Basta con que no lo lea y evitará la costumbre de la gente que viene a éste muro a poner letreros y anuncios,cuando existe una clara prohibición para hacer ésto.Buenooo pero que terquedad,¡Ya deje de leer! Es inútil.Veo que sigue leyendo.Que más prueba que acaba de leer que insistimos que no lea ya ,pero usted sigue y sigue.Y ya no agregremos más porque de seguro lo leerá de cualquier forma .
Al seguir avanzando vió ante sí como trescientos letreros de todo tipo,pero en especial habia uno enorme que decía SE PROHIBE PONER LETREROS, y entonces cayó en cuenta que éste letrero prohibitivo,era el primero en contravenir lo que prohibía. Si tan sólo entendieran que debería estar prohibido prohibir.

Carlos de la Parra

6 comentarios:

Maite dijo...

Bien, Carlos, buena crítica contra las prohibiciones que se convierte en una pequeña fábula con ensñanza. Un abrazo.

carlos de la parra dijo...

Gracias Maite,igualmente.

Carmela dijo...

Prohibido prohibir, si señor.
Muy bueno.

Anita Dinamita dijo...

Hay una película brasileña que se llama así, muy bonita por cierto! Proibido proibir (sin hs)
Abrazos

carlos de la parra dijo...

Prohibido prohibir fué una de las consignas del movimiento mundial del 68,de paz y amor,el cual le causó tanto temor al sistema que de inmediato fué infiltrado con gentuza pagada para hacer estragos y desvirtuar las bondades de proceder adelante hacia una humanidad más solidaria,y desde entonces quedo claro que ni el sistema puede eliminar al sistema.
Nuestro experimento quedó interrumpido y no encuentro eco a mi movimiento equilibrante de crear un mensaje masivo por medio de la comunidad internauta,de pedirle a todos los consumidores de droga que suspendan ellos mismos el consumo y en compensación verán caer a los narcopolíticos y otras fuerzas ocultas del mal,ya existió un precedente en China que funcionó convocado por Mao cuando era un revolucionario y aún no se había convertido en dictador;y entonces no había internet,bastó con que solicitáse a todos los ejércitos mercenarios que protegían las caravanas del opio,y logró sacar éste vicio de su país.

carlos de la parra dijo...

Y a veces uno olvida olvidar.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.