Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

miércoles, 20 de junio de 2012

Obra maestra

Había que rematar la novela como fuera, pero algunas veces te ovillas, y no sabes que inventar con esos personajes perversos que has engendrado. Así estaba Marcial Bellido, a un solo párrafo para concluir su obra maestra; varado en el protagonista principal, un cretino detestable con demasiada buena suerte. Sin dudarlo eligió el suicidio, matarlo. Encendió un cigarro, respiró hondo, como si se acabara el aire, como si el fin del mundo llamara a su puerta. Con el rictus del éxito tatuado en su cara asió la pistola, la introdujo en su boca y apretó el gatillo: Autobiografía terminada.

15 comentarios:

Petra Acero dijo...

"Un cretino detestable, con demasiada buena suerte".
Mató dos pájaros de un tiro en la boca: al cretino y poder dar fin a su novela. Lástima que una acción le invalidara disfrutar de la otra...
Un relato redondo. Desde el primer verbo (rematar) te posicionas en la trama y el desenlace: la doble muerte.

Un besooo, Xavier

Luisa Hurtado González dijo...

El micro está muy bien aunque quizás yo quitaría "el suicidio" que puede que adelante el final.
O estoy un poco tonta y es mejor no hacerme caso. Si, va a ser esto.

Pilar Arenas dijo...

A veces la ficción se enreda con la relidad. El resultado enjendra monstruosidades.
Saludos!

Rosa dijo...

Un final trágico para una vida de novela.

Besos desde el aire

Susana Camps dijo...

Recuerdo este micro excelente de Xavier. Limpio, directo, contundente. Un gustazo releerlo.
Abrazos

Mar Horno dijo...

Excelente texto, que he paladeado como si lo leyera por primera vez, disfrutando en cada frase, hasta llegar al final donde personaje y escritor se entremezclan y realidad y ficción se unen. Ganador semanal en Wonderland y en nuestra memoria. Un abrazo.

MJ dijo...

El título del micro ya lo dice todo. Una obra maestra, Sr. Blanco.

Un abrazo.

Laura dijo...

Recuerdo el texto Xavier. Es un buen aldabonazo para una obra maestra, sin duda alguna. Coincido con Luisa en lo del suicidio, puede que adelante un poco el final sin quererlo.

Escribía un best Seller de mucho éxito, no tengo dudas. Hizo un marketing de su obra que le costó muy caro, pero ingenio no le faltaba, igual que a tí.

Un beso.

Cybrghost dijo...

No creo que esa clase de cretinos se suiciden mientras dura la suerte, pero como relato está muy bien.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Me lo había perdido en primera instancia, Xavier, por lo que me alegro de encontrarlo aquí.

Un micro contundente, directo, con un ritmo que se ajusta a su espíritu y un final que desencaja lo previsto.

Gran trabajo.

Un abrazo,

Andrea Vinci dijo...

Interesante final

Gorka dijo...

Como se publicita en la entrada, los cretinos detestables podrían inmolarse con limusina incluida.

carlos de la parra dijo...

No cabe duda de que hay esfuerzos de ventas que implican sacrificios extremos.
Super relato.

Yashira dijo...

Jo Xavier, desde luego no esperaba el desenlace, vamos, que creo que nunca terminaría así mi autobiografía, si la escribiera. Una forma drástica de dar fin a una novela, desde luego no deja lugar a dudas.

Me ha sorprendido. Saludos,

Juanito dijo...

Excelente, me encantó.
¡Qué final!
Un gran microrrelato, sin ninguna duda.
Saludos.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.