Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

miércoles, 6 de junio de 2012

FUTUROS SEGUROS.

Corría el año 2100 en el planeta vecino, mientras tanto aquí en la tierra estábamos en el presente.
Para quienes quieren entenderlo en forma pleonástica; ésto es en el tiempo actual que corre ahora mismo.
Como quien dice, ya.
O sea que durante ésta travesía espacial quienes viajaban en la nave no se habían dado cuenta de que su recorrido no era únicamente de distancia, sino de tiempo.
Los pasajeros conformaban un equipo político quienes tenían por misión ganar las elecciones en dicho planeta, pues a través de una emisión de radio se enteraron que los habitantes de éste lugar llamado Kaliguria, admitían candidatos de cualquier parte del universo.
Los terráqueos, poseedores de un experto equipo de campaña, tomaron las plazas y los espacios en los medios de comunicación, y se desataron en promesas basadas en resolver las necesidades existentes en ése orbe.
La policía arrestó al grupo terraqueo ésa misma tarde en que voceaban soluciones inmediatas a todos los problemas sociales.
En ése planeta no era permitido el fraude o el intento del mismo, y la base de datos honesta que ahí se mantenía, comprobaba que no era posible cumplir dichas promesas dentro del término de gobierno establecido.
El grupo entero fué condenado a diez años sin derecho a fianza, y a recibir  capacitación para rehabilitarse psicológicamente de la tendencia al robo; y la inhabilitación a cualquier empleo de gobierno de por vida.

5 comentarios:

Humberto Dib dijo...

Carlos:
Permíteme decir algo más que tu texto está muy bueno (como nos tienes acostumbrado), déjame que (como lector) se lo dedique a Ray Bradbury, genio que acaba de fallecer.
Un abrazo.
HD

Yashira dijo...

Uy carlos, una pena que aquí no exista esa base de datos honesta que ponga en evidencia a nuestros políticos... A más de uno hubiera yo mandado a Kaliguria. Un abrazo,

carlos de la parra dijo...

Te comprendo. Verbalmente les hemos enviado más lejos.
Desafortunadamente aún no desciframos como deshacernos de ellos permanentemente.

Gracias a todos por leer y por sus comentarios.

Miguel Vidal dijo...

Ya tengo nostalgia de tal planeta

Tamara dijo...

Un lindo planeta Kaliguria. Me pregunto si será muy difícil llegar!

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.