Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

martes, 1 de noviembre de 2011

LAS MICRO OLIMPIADAS.

Por el año 2050 cobraron mucha popularidad las olimpiadas del micro relato, ya que a raíz del cambio mundial del 2011 que iniciaron los indignados, parte de las nuevas reformas consistieron en alfabetizar a toda la población del planeta.
El formato era similar a un partido de tenis. Cada contendiente se colocaba en un extremo de la cancha con un ordenador, desde el cual escribía su micro relato, y éste aparecía sobre una gran pantalla donde lo podían leer los espectadores suscitándose aplausos, y los jueces los iban calificando al confrontar cada relato;como si se tratáse de goles.
En uno de éstos torneos, había un joven flaco que anotaba tanto tras tanto por lo brillante de sus relatos, pero para sorpresa de todos fué expulsado por los jueces que ingresaron. Había estado plagiando a Cortazar.

15 comentarios:

Rosa dijo...

Jajaja, muy bueno.

Besos desde el aire

Elysa dijo...

Un micro original, es lo que tiene tanta competición y rapidez en algún momento te quedas en blanco.

montse dijo...

Supongo que lo advirtieron pasando la cinta al ralentí....

Elena Casero dijo...

jaja. muy original, Carlos.

Si Cortazar levantara la cabeza.

Laira dijo...

¡Genial! estaría muy bien hacer realidad estas competiciones, a pesar de que el público asistente fuera escaso...veremos si en el 2050 hay más mentes literarias.
1 beso.

Gisa dijo...

Excelente! Adoro esse estilo.
Um grande bj

El Señor de la Mansión dijo...

Lo de la competición me recordó a los rapentizadores de la zona de Cartagena y las minas.

Los viejos troveros nunca mueren.

A.Torrante dijo...

Fijate si no tiene un apellido tipo Bucay, Buscay...Tal vez para ese entonces sea Bucaneroy...

Puck dijo...

En todos los juegos hay tramposos.
Saludillos

Chogui dijo...

Muchas cosas habrán cambiado para esa fecha, aparte de la tecnología, la forma de ver e interpretar las cosas,pero otras seguirán constante como lo han venido haciendo desde hace muchísimos años: la corrupción, la ambición, la envidia, los políticos y...... plagiar las cosas buenas.

SAludos desde El Salvador.

40añera dijo...

Eso demuestra que había leído jajaja

Enmascarado dijo...

Hombre...en momentos así es dificil saber si es tuyo o te sonaba de algo.
Saludos.

Ximens dijo...

Mola. Partidos de micros, carrera de metáforas, lanzamientos de sinestesias, levantamiento de adjetivos. Desde luego los escritores estáis esmayaos. Me he reído, Carlos

Towanda dijo...

¡Vaya idea tan estupenda!... Torneos de letras.
Felicidades, Carlos.
Un beso fuerte.

ArteDeAmar dijo...

El plagio lo encontramos hasta en las Olimpiadas jaja buen relato.
Besitos de Arte.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.