Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

jueves, 15 de diciembre de 2011

Vesania

Yo la abrazaré bien fuerte y me la llevaré conmigo lejos, a donde nadie pueda arrebatármela. Correré, si es preciso, por entre las escarpadas piedras del camino que lleva al bosque, y treparé para ocultarme en la copa del árbol más alto. Allí entonaré aquella dulce melodía que me enseñó la abuela para atraer a las hadas y ellas vendrán raudas a protegernos.

Juntas estaremos bien; nada nos faltará, os lo aseguro. Por favor, no os la llevéis. Entregadme a mi pequeña. 



16 comentarios:

Rosa dijo...

Enhorabuena Sara!!!

Besos desde el aire

Patricia Nasello dijo...

La conjunción de texto, título e ilustración (increíblemente bella y desgarradora) hacen de este micro una 'visión' inolvidable.

Besos, Sara

Nicolás Jarque dijo...

Sara, ocurría antes tantas veces algo como esto. En el que la madre —vete tú a saber por qué— no era digna hacia los ojos de sus allegados que le arrebataban su criatura. Sin duda el peor de los castigos.
Me ha gustado la forma de contarlo y como pretende salvarse.
Un abrazo.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Sara, tu micro me ha hecho pensar en una adolescente y un embarazo no deseado por sus padres.

Me ha llevado a los terrores que construímos como sociedad. A las creencias cavernarias, las doctrinas destructivas.

Un saludo,

Elysa dijo...

Desgarrador este micro, Sara. Muy intenso tanto el texto como la hermosa ilustración.

Besitos

Mar Horno dijo...

Desgarrador. No hay nada más cruel que separar a una madre de su hijo. A mí también me parece una adolescente, por el dibujo y por el lenguaje y la forma de intentar proteger a su hija. Un beso.

ruma dijo...

Hello, Towanda.

  Lovely your works, full of JOY!

  Thank you World-wide LOVE.
  and, your Support.

  The prayer for all peace.
  I wish You all the best.

Have a good weekend.
Greetings.
From Japan, ruma ❀

Sara Lew dijo...

Muchas gracias por leerme y comentar. Cuando lo escribí pensé en una adolescente, una madre joven a la que "los mayores" arrebatan a su hija por creerla incapacitada de alguna manera para cuidarla.

Abrazos fuertes.

Paloma Hidalgo dijo...

Llego tarde a comentar pero no a felicitarte por la sensibilidad con la que tratas un asunto tan cruel.
Un abrazo

Cybrghost dijo...

Desgarrador. Y muy bien la combinación texto dibujo a mi parecer.

aikatherine dijo...

Desgarrador este micro, Sara. Muy intenso tanto el texto como la hermosa ilustración.

Miguelángel Flores dijo...

Precioso como lo pide la protagonista, ese ruego es tremendo. Y el dibujo, Sara, es genial. Ese bebé en el regazo es una joya.

Un abrazo

Laira dijo...

¡Qué angustia sentirse perseguida! ¡robada!, jamás deberían separar a una madre de su hija, esa conexión jamás se pierde.
Besos.

Ximens dijo...

Relato de suplica que rompe el corazón. Me da lo mismo quién se la lleve. El dolor de los padres es inmenso. Breve pero intenso, y la ilustración me gusta. Buen trabajo, Sara

ISIS dijo...

Los sentimientos de una madre, mezclados con los deseos de una niña.

Precioso y cruel.

Felices fiestas.

Yunuén Rodríguez dijo...

Bellísima ilustración. Del texto sería parcial pues me declaro una grinch de los micros en cadena.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.