Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

viernes, 9 de enero de 2015

FÓRMULA SEXO MUSICAL.

El profesor y científico Kajastiano Ladura desarrolló una secuencia de pasos de baile que al ser ejecutados por las personas, éstas se sobrecargaban de hormonas y energía sexual a tal grado que abandonaban todo recato y caían al piso a desatar sus pasiones amorosas al ritmo de la música.
Finalmente la secretaría del ocio del gobierno en turno canceló éstos eventos a pesar de su creciente popularidad y condenaron al profesor a prisión quien sigue apelando sus derechos a la libertad de expresión y a experimentos de sexología .
Todo tuvo mucho que ver porque alguien subió un video en you tube donde una joven Agripina aficionada a los bailes de salón, denunció el hecho de que mientras ella tomaba parte en un baile de éstos aún sin haber concluído la pieza, su pareja, un tal Flaco Delgado, de quien ella dijo berreando en lágrimas que éste le agarró el moyocoyo. Nunca quedó bien en claro a que le llamaba el moyocoyo, pero las lenguas chismosas multiplican las versiones sin límite alguno.

8 comentarios:

Dyhego dijo...

jajaja.
A ver si veo un tutorial de baile en youtube...
Salu2, Carlos.

Carlos de la Parra dijo...

Gracias Dyhego, espero no lo hayan borrado.

manouche dijo...

Flaco Delgado no puede ser muy peligroso !

Carlos de la Parra dijo...

Cierto Manouche, el Flaco no le dió su tiempo al baile y se lanzó a la suerte suprema sin estar lista Agripina. Pero hasta el mejor torero tiene una mala tarde.

Dr.Krapp dijo...

No creas que lo que dices es una mera ficción, recuerda el escándalo que se montó con aquello de la Lambada y piensa que si no fue mayor es porque entonces no existía el youtube.
Saludos cordiales

Carlos de la Parra dijo...

Grax Doctor por dar luz a ésto.
Hay tanto en el pasado. Aunque mi conocimiento musical es limitado, recientemente vengo pensando que la música de "House of the rising sun" tiene que ver con "Saint James infirmary", la clásica de funerals de Nueva Orleans.
Por favor dígame si es tal cosa exacta.

Dr.Krapp dijo...

No lo había pensado. Saint James infirmary es el típico tema de los funerales de Nueva Orleans, lentos al principio en el viaje de ida y alegres y dicharacheros en el de vuelta. House of the rising sun se desarrolló en la misma ciudad aunque es muy antigua y fue recogida por Alan Lomax en los años 30. Quizás sean temas paralelos, anímicos, diseñados para causar una determinada emotividad en los que los escuchan. Son posibles muchas hipótesis.
Saludos, Carlos

Carlos de la Parra dijo...

Gracias Doctor, me comía ésa duda.
Lo que recordaba de la música me viene dando vueltas en la cabeza ya por un tiempo.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.