Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

miércoles, 10 de diciembre de 2014

LLEGADA A CIERTO UNIVERSO INCONEXO.

Ahí donde pastan los tigres,
y el instante me forza a unirme a su fuga,
al ser perseguidos por vacas feroces.

Y terminé tal cual dicta la lógica,
devorado por flores.

12 comentarios:

Nicky Sciavo dijo...

Pues con todo el razonamiento de esa sensatez, igual y terminabas zambulléndote en nubes o siendo expulsado por agujeros negros jejejejeje :)

Carlos de la Parra dijo...

Esto se percibe dentro de otro espacio-tiempo pertinente a su particular dimensión.

Nicky Sciavo dijo...

Y me fascina!
Universos paralelos que quisiera recorrer, a riesgo de ser engullida por rosas azules... :)

Pensé (no sé por qué!!) que estábamos en polos opuestos (ya sabes... cruzando el charco) y te iba a desear buenas noches y sueños locos, y que el amanecer te trajera nuevos lugares que nos compartas y a donde transportarnos; sin embargo veo que tienes 3 horas menos que yo!!! jejeje

Nada... aún falta para ir con Morfeo... :)

Carlos de la Parra dijo...

Gracias Nicky.
No cabe duda que la mente nos resulta el territorio aún por explorar.

manouche dijo...

Pues si las flores son femeninas....

Carlos de la Parra dijo...

Exacto Manouche.Siempre regresamos al eterno femenino.
Nos lanza a la tierra y luego la tierra nos traga. Tiene cierta armonía, lo que no explica es el porqué ni el para qué del existir.

Athena dijo...

Magnifica armonía y metáfora.

Un abrazo, en lo que te devoran las flores!

Dr.Krapp dijo...

Mejor no hacerse preguntas y más en estos textos que parecen dictados por el inconsciente.
Siempre que pienso en tigres, veo a Borges y sus obsesivas historias con estos animales como protagonistas

Carlos de la Parra dijo...

Cierto Doctor, los espacios del subconciente traen todo lo demás a la superficie.

Carlos de la Parra dijo...

Gracias Athena por la gentileza de tan etéreo comentario.
Se retribuyen abrazos desde la lejanía.
Jamás ceso de maravillarme ante nuestro mundo de ciencia casi ficción que nos permite corresponder ideas con personas que nunca hemos visto y conocemos únicamente por sus letras.

RECOMENZAR dijo...

me deleito con tus letras mientras te leo
buenas noches es tarde que duermas bien

Carlos de la Parra dijo...

Reco, no sabes que gusto me da que te haya gustado.
Creo que siempre duermo bien pues en mi actividad agoto mi energía y de alguna manera que ni yo entiendo estoy en paz con mi propia vida, pero con sed de justicia y bien para el conglomerado del planeta.
Quizás esto me posiciona como un iluso pero así navego mejor mi complicado espíritu , creyente en expulsar las amarguras con humor y colocando la mente fuera de tormentos egoístas por medio de zapear cualquier pensamiento negativo desde que intenta entrar en conciencia.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.