Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

lunes, 20 de enero de 2014

EL TRAJE DE LA MUERTE.

 Constancio visitó al hombre que asistía a potenciales suicidas, por quien de enteró de que recién se había inventado un artefacto denominado "El traje de la muerte". No era muy diferente a un traje para bucear, comunmente conocidos como de hombre rana, aunque en vez de fabricarse con neopreno se utilizaba un derivado de polímero muy absorbente de calor, que a quien lo lleváse puesto una hora le causaba muerte por hipotermia, o sea se moría de frío y se aceleraba lo que implica el decéso y el rigor mortis.
Constancio, irónicamente así se llamaba quien ya no quería vivir por sentirse rechazado en amores con  Ludivina, una belleza tal, que traía su corazón y su cerebro en permanente angustia al sentirla tan cerca y a la vez tan lejos.
Ésa noche había un baile de gala en el club social y ella aceptó acompañarle. Constancio anticipó que se repetiría el patrón de rechazo que derivaba de cuanta cita llegaron a tener y decidido a evitar un instante más de sufrimiento urdió un plan macabro para inmolarse en presencia de Ludivina.
Debajo del frac se puso el traje de la muerte, el cual curiosamente le dió un aspecto fornido que atrajo la atención del resto de las damas en el baile. Ludivina notó ésto causándole celos, y para retar a las demás se abrazó a Constancio quien además ésa noche había demostrado una rara serenidad y empezó a verlo bajo una nueva luz. Él pegó su mejilla y se entregó a la sensación de enfriamiento que lo capturaba, y dispuesto a morir en brazos de su amada se dejó llevar por pasos de baile flotaditos de tal sutileza que sentía no tocar el piso. Ella arrebatada por ésta música y la presencia galante que la enamoraba y la guiaba en una especie de trance mágico le pidió que la besara, y al terminar el beso glorioso  que los elevó a sentirse entre nubes le dijo que quería irse a casa con él para entregarle lo que siempre había deseado.
Llegado éste momento y sintiendo que se le abrían por fin las puertas del paraíso Constancio recuperó el deseo de vivir, y para lograrlo empezó arrancándose el frac y el traje de la muerte que ya lo congelaba.
Ludivina estupefacta al verlo desnudarse delante de todos salió del encanto y le gritó que era un maldito loco, que por quien la tomaba, que ella no estaba dispuesta a tener sexo en  público como si fueran perros y salió despavorida y en llanto desatado.
Constancio terminó de desnudarse y se lo llevó una ambulancia psiquiátrica, dicen que lleva horas riéndose.

13 comentarios:

Andrea Vinci dijo...

¡qué suerte que se lo tomó a risa!
a veces es bueno estar loco...

Amapola Azzul dijo...

Me ha gustado mucho el relato Carlos.

Gracias por escribirlo.
Un beso.

Carlos de la Parra dijo...

Andrea gracias por comentar,veo que sigues conociendo los mil Méxicos, acá se desarrolln otros tantos de los que se fueron.

Amapola, siempre preciosa, cuando hace falta dulzura paso a leer tu blog. Besos.

Dr.Krapp dijo...

Pobre Constancio en vez de buscarse un traje para suicidas debería haberse comprado un manual para aprender a entender a las mujeres y luego pasarnoslo a los demás:)

Dr.Krapp dijo...

Pobre Constancio en vez de buscarse un traje para suicidas debería haberse comprado un manual para aprender a entender a las mujeres y luego pasarnoslo a los demás:)

Carlos de la Parra dijo...

Doctor,ya pides mision imposible, podemos querer a las mujeres, entenderlas, ni ellas mismas.

Juan Esteban Bassagaisteguy dijo...

Fantástico, Carlos, me gustó mucho.
¡Saludos!

Misterio dijo...

Un relato muy ameno y simpático.

Pobre, cuando lo consigue, se estropea todo...

Muchos besos.

Dyhego dijo...

Jajajaja.
¡Nunca estamos contentos con lo que tenemos, jajajaja!
Salu2, Carlos.

Carlos de la Parra dijo...

Cierto Dyhego, igualmente saludos.

Diego Alejandro Majluff dijo...

Al final, ¿quién entiende a las mujeres? Pobre muchacho, ¡es una víctima más!
Muy buen relato, Carlos. Lo he leído mientras me tomaba unos mates.

Setefilla Almenara J. dijo...

A las mujeres nos cautivan las formas y, el protagonista las descuidó por el estúpido impulso de querer vivir, jaja, si hubiera ido al baño a cambiarse hubieran comido perdices. ¿Acaso superman se cambiaba delante de todos...?
Un beso, Carlos.

Carlos de la Parra dijo...

Sete preciosa, agradezco éste curso intensive acerca de la naturaleza femenina.
Besos.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.