Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

viernes, 21 de junio de 2013

REGALO.

---Le hubieras comprado la muñequita a la niña, pobrecilla, mírala que pálida está.---

----Pero ella quería su vampirito vivo, ya ves como es caprichosa.----

19 comentarios:

Mery Larrinua dijo...

Ufff....no lo esperaba!
muy bueno!
un abrazo

Arturo dijo...

Carlos:
La pobrecita no se podía conformar con cualquier cosa, quería el original
Muy bueno.
Un gran abrazo.

El sastrecillo valiente dijo...

Dificil conseguir un final sorpresa en un micro tan corto.Lo has conseguido. Bravo!

Lucas Fulgi dijo...

buenísimo, me encantò

Setefilla Almenara J. dijo...

jajaja, eso, que a los niños no hay que malcriarlos...

Sete

Carlos de la Parra dijo...

A las bellas amigas y a los amigos que han comentado agradezco el privilegio de contar con su lectura y no dejo de sentir horrible por la niñita a la que el vampiro ha dejado anémica, pero a la vez admiro su dulzura pues ella voluntariamente se lo coloca en las venas.

Dr.Krapp dijo...

Tienes desatada la vena siniestra, eso está bien.

Jerónimo dijo...

Estos niños de ahora son un saco de sorpresas. Tal vez la cosa venga de la contaminación ambiental...jajajaja

Buen micro.

Hector Ugalde dijo...

¡Jajaja! Inesperado :]

Zunilda Moreno dijo...

¡¡¡Hoy, los padres son muy condecientes. Carlos. . .!!! Abrazos amigo, genial como siempre.

Andrea Vinci dijo...

Merlina

Ricardo J. Roman dijo...

El micro-relato, gran arte para los que los practican. Mis respetos.

Besos!

Anónimo dijo...

Lamento comunicaros que el susodicho microrrelato no alcanza ni la categoría de chiste.
Tanta adulación me da náuseas.

Carlos de la Parra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos de la Parra dijo...

(Mi anterior suprimido por errata)
El susodicho micro no es chiste ,es consejo de prevención médica.
Gracias por su comentario, espero se recupere de las náuseas.

El Eskimal dijo...

Vaya Carlo, te encuentro por acá y con un micro vampiresco. Me suponía otro final, pero me lo guardo. Lo interesante es que construyes un final diferente al que yo tenía en mente.
Saludos.

Dyhego dijo...

¡Los niños no siempre saben elegir lo que les conviene,jajaja!
Salu2 sin vampirizar.

Andrea Vinci dijo...

Carlos, hoy publicamos tu micro del dinosaurio en nuestro blog de Punto y Seguido.

Rocío L'Amar dijo...

concisión en la idea/objetivo del microrrelato, cierre impredecible, huidizo ante la mirada del lector,... excelente desarrollo de la acción, espacio, tiempo, te felicito, por esos segundos de lectura que me has proporcionado, Ro

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.