Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

domingo, 22 de junio de 2014

MIRADA AL FUTURO DE UN ADAPTADOR ROBÓTICO.

----Dirán lo que quieran. Pero es una mierda éste trabajito de adaptarle cerebros a los robots nuevos.
En particular la parte donde hay que extirpar la masa encefálica del recién fallecido, e incrustarlo en el cráneo robótico y conectarle el engrane que hace mover la mandibular. Si se le zafa a uno el resorte de conección, ésta pieza que engancharía con la quijada, se dispara como aspa de licuadora y queda uno lleno de puré cerebral en la cara y por catorce dólares la hora estaría uno mejor tripulando naves espaciales con todo y que si algo falla ahí se puede quedar uno en órbita en un planeta de politicos, quienes claro está, no harán nada.---

13 comentarios:

Amapola Azzul. dijo...

Claro, no harán nada porque están muy ocupoados...
Un beso para ti.

Amapola Azzul. dijo...

Lindo relato, me gustó, simpático y
contundente.

Un beso.

Carlos de la Parra dijo...

Gracias Amapola por tus comentarios a las quejas laborales del personaje.
Hace mucho trabajé para una empresa donde el jefe me dijo:
En ésta compañía puedes quejarte todo lo que quieras.Quéjate con gusto,al fin que a nadie le importa.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Tu imaginación hace que la ficción sea casi una realidad, muy bueno.

Abrazos.

Carlos de la Parra dijo...

Gracias por comentar Rafaél.
Siempre es bueno echar una miradita al future aunque donde hay que concentrarse es en el presente.
Un placer ha sido visitar tus blogs de literatura y arte, recomiendo a todos hacer clic en tu nombre y puedan igualmente disfrutar.

Dr.Krapp dijo...

Tú ya sabes por mi propio blog que me encantan las historias de cyborgs y de viajes espaciales.
No solo eres una gran microrelatistas si no que estimulas con tus historias la imaginación ajena. Ya me estoy viendo escapado de una factoría de robots y huyendo en una nave robada a un planeta habitado únicamente por políticos sin seguidores y combatiendo entre sí.
Abrazos, Carlos.

Carlos de la Parra dijo...

Cierto Doc.
No deja de desesperarme que en tantos siglos no hayamos podido imponer un sistema de gobierno que tenga contrapesos que lo hagan funcional y equitativo, y no un siervo de las fuerzas que nos oprimen. Como Martin Luther King también tengo un sueño de un mundo que comparta la riqueza y abra la oportunidad a todos de progresar y sea eliminada la miseria y la injusticia.
Vendrán personas más brillantes que nosotros quienes puedan lograr ésta jugada.
Felicidades por el gran juego que dio España de salida del mundial.

Nómada planetario dijo...

Tu imaginación desborda lo habitual. Me encanta como abordas el problema de la ineptitud de la clase dirigente.
Saludos.

Carlos de la Parra dijo...

Gracias Nómada por leer con claridad a través de la ineptitud de éstas asociaciones delictuosas "legales"que se gestan en las cúpulas de poder.

Sgroya P dijo...

Excelente, Carlos.. Me ha gustado bastante todo lo que he leído así como tu forma de trasmitirnos entre lineas..
Un saludo.

Carlos de la Parra dijo...

Sgroya un honor que alguien de tu talento visite éste sitio de las suposiciones del extremo mental.
Te seguiré leyendo para sentir la cálida brisa de tu poesía.

Juan Esteban Bassagaisteguy dijo...

¡Jajaja! Muy bueno, Carlos.

Carlos de la Parra dijo...

GRAX, Juan Esteban por tu atención a éste breve texto.
Que siga el éxito.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.