Daniel Galantz es un fantástico humorista gráfico que los que siguen este blog ya conocerán. Para los que no lo conozcan recomiendo que visitéis su blog GALANTZ.

Pues bien, cual fue mi sorpresa cuando hace unos días abrí mi correo y vi un mensaje suyo en el que me enviaba un bonito diseño para El Microrrelatista. Me gustó mucho y es el que podéis ver en la cabecera de esta página.

¡Gracias Daniel!

sábado, 13 de julio de 2013

INDIVIDUOS.

---Oiga, ésa sombra que tiene a la orilla de la retina indica que usted tiene una neuropatía. Dígame, ¿Siente calambres en los pies?---

 ---Ciertamente, ¿Es usted médico?---

 ---No hombre, yo solamenente soy mecánico de motocicletas. ¿Con que le atiendo aquí en el taller?---

---Solamente quiero afinar una Harley Davison.---

 ---Pero usted no tiene moto, ésta debe pertenecer al vecino de arriba.---

---Oiga ¿Y cómo sabe todo ésto si nunca me ha visto antes?---

 ---¿ Me toma por imbécil o algo?---

15 comentarios:

Zunilda Moreno dijo...

Confusamente confundidos. Un abrazo Carlos.

Bee Borjas dijo...

Jajaja!!! Ayyy, Carlitos! Me matas con tus micros! Eres genial! Abrazo enorme!

Carlos de la Parra dijo...

Bellezas increíbles.
Gracias a ustedes por comentar.
Mis disculpas a cuantos leen porque el sistema de texto me aparece con error en la página y no me permitió separar las frases debidamente.
Hubiése tenido más sentido dando espacio entre cada una.
Auxilio Torcuato, no logro que me escuche google, me pasa lo mismo en mi blog, me siento silenciado a la fuerza. Tendré que recurrir a algún webmaster contra mi ermitaña costumbre de no pedir ayuda.

Setefilla Almenara J. dijo...

jaja, qué bueno. En realidad me ha costado diferenciar a los hablantes con el formato que presentas,y he tenido que releer jaja, pero el final no desmerece.


Un beso, artista.
Sete

Anónimo dijo...

Dialogo de merluzos.

Dyhego dijo...

A buen observador...
Salu2, Carlos.

Cristina dijo...

Era muy detallista o le sacaba todas las fichas... excelente como siempre.
Saludos, buen comienzo de semana!

Anónimo dijo...

Da lo mismo que el formato le haya salido bien o no... La pandilla de aduladores que le huelen el culo no se han dado cuenta.

Carlos de la Parra dijo...

No hay ni tal adulación, ni los olfatos traseros que usted menciona tan anonimamente y en forma grosera y de mal gusto.
Todos los presentes nos leemos unos a otros y en ocasiones aplaudimos algún texto y en otras manifestamos nuestra aprobación.
Asimismo entre todos formamos un grupo virtual de lectores y autores de textos, y conservamos un libre albedrío de manifestar nuestro gusto sin necesidad de ser receptores de una ofensa,pero si ésta es la forma de expresarse de usted, ahí quedó. Tal como lo dijo. Nadie suprimió su comentario ni le devuelve insulto alguno.
Piense en el porqué se expresa en el anonimato, algo ahí queda en duda.
¿Piensa que está bien tirar una piedra y esconder la mano?
Los demás opinamos en nuestro propio nombre y con libertad.
¿O tampoco aprueba usted de la libertad?

Dr.Krapp dijo...

A mi me gusta esa confusión de las personalidades que se adivina en el texto. No sabemos quien es cada cual como en realidad ocurre en el mundo real sin necesidad de ampararnos en el anonimato.
Espero no haber sonado excesivamente adulador, a mí me gusta tu forma de escribir y no pienso ir a un cura para que me absuelva por mi delito.
Saludos

Anónimo dijo...

Puede que sea retinopatia ,esa sombra de su ojo.

juank dijo...

Divertido Micro, He premiado vuestro blog, os envío un enlace.

http://juank-elcuentahistorias.blogspot.com.es/2013/07/premio-dardos.html

Carlos de la Parra dijo...

Gracias Juank.
Me sorprende que seamos premiados y agradezco por todos mis compañeros, y en lo personal me alienta a seguir esforzándome a mejorar la calidad y tengo varias cosas en mis blogs que vengo preparando y aparecerán en breve a ver si logro subir un escaloncito en los esfuerzos de mi zona creativa cerebral, a la que vengo masajeando desde los años sesentas en un intento de recuperarla.
Ya reparé éste post con la ayuda de San Google, y quedó más legible.
Ojalá ésta vez no le resulte tan insoportable a Anónimo, quien nos tiene tan mala voluntad.

Beto Monte Ros dijo...

El Sr. o Sra. anonym@ podrá considerarme un adulador, pero a mi me ha gustado.

Saludos.

Melinda dijo...

A mi lo que me gusta es que alguna colaboradora de relatos autobiográficos malos haya dejado de escribir en este blog.

Decálogo para escribir microcuentos (Robado de la Escuela de escritores)


1. Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.

2. Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.

3. Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.

4. Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.

5. El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.

6. Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.

7. Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.

8. Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.

9. Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.

10. Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.


Envía tus microrrelatos de no más de 200 palabras a elmicrorrelatista@gmail.com. Se irán publicando los mejores.